Ciudad Acuña, Coah. – El suicidio es un problema multifactorial en el que toda la sociedad debe involucrarse para reducir los índices.

El subdirector del DIF Acuña, Alfredo Martelet, así lo reconoció.

Dijo que es importante evaluar para ver cuáles son los factores que más inciden en este problema y buscar atacarlos.

Es un problema tan grave que tiene que ver con la formación pluricultural de las fronteras, con la drogadicción, con el alcoholismo, con la inversión que se haga para recomponer el tejido social, con la desintegración familiar, pero sobre todo es un problema donde la economía juega un papel importante.

Es de destacar que la mayoría de los 12 suicidas hasta el momento, tenían tres aspectos en común: una economía muy deteriorada, drogadicción y falta de afectividad.

Factores que se suman a otros que deterioran la felicidad del individuo.

Es claro que la gente feliz no se suicida, hecho complejo ya que la felicidad es algo tan personal como las huellas digitales, cada quien es feliz muy a su manera y cada quien posee un concepto de la felicidad muy individual, es muy poco probable que haya dos iguales.

Lo peor es que hay muchos que aún no saben que significa ser feliz o tienen un concepto propio de ello.

Hasta hoy el Estado ha invertido varias decenas de millones de pesos para evitar esto y el municipio otro tanto, quizás algo menos, pero ninguna de las acciones ha dado resultados para desestimularlo.