Sal de la emergencia.

Los chupetones no son cosa del pasado, lamentamos la desilusión. Y no hay nada peor que tener uno y vivir con tus papás o tener que asistir a la escuela con suéter de tortuga con tal de que nadie te lo descubra. Por ello, te dejamos unos tips para salir de la emergencia.

1. Cuchara fría

Si está recién hecho, sólo debes meter la cuchara en el congelador por alrededor de 10 minutos y luego colocarla justo sobre él.

2. Plátano

Coloca la cáscara de plátano en el área afectada. Esto  enfriará el chupetón, y podrás lograr reducir la inflamación. Sin embargo, el método es más tardado pues debes colocarla al menos entre 10 y 30 minutos tres veces al día. Pero bueno, algo es algo.

3. Cepillo de dientes

Darle un masaje con las cerdas suaves de un cepillo limpio hace que la sangre circule alrededor del chupetón, aunque es necesario hacerlo en repetidas ocasiones. Como sea, recuerda que toda practica a tu cuerpo debe ser consensuada.