Acusan de fraude a arquitecto

Hay más denuncias contra el arquitecto.
PUBLICIDAD

El arquitecto Sahedi Sabid Pérez Villanueva compareció ante autoridades judiciales por acusaciones en su contra, el pasado jueves fue detenido por el delito de fraude cometido a Ana Gabriela Domínguez quien mencionó que lo único que quiere es que le regresen su dinero.
Según la denunciante, el año pasado el arquitecto fue contratado para terminar la construcción de su vivienda, Ana Gabriela confió en él, le dio el dinero y la estafó, además de hacer daño a su propiedad.

Por la denuncia que Ana Gabriela puso en su contra.

Ella le entregó 750 mil pesos, la vivienda estaba en obra negra, lo que iba a hacer era los acabados pero ya no regresó, ponía pretextos como que no encontraba albañiles, que llovía, que iba a salir de la ciudad, hasta que la afectada empezó a hacer presión y entonces empezaron las amenazas hasta que por temor ya no quiso seguir insistiendo.
Las amenazas eran con palabras como “Ya párale, te va a ir mal, ya sé dónde vives” por medio se detuvo, pero Ana Gabriela no es la única afectada, pues hay más de 10 denuncias contra el arquitecto y personas que a través de redes sociales han mencionado que también los estafó.

José Luis Flores Lugo es otro de los afectados, él contrató al arquitecto para la remodelación de su vivienda y la construcción de un área social, entregó una cantidad similar a la de Ana Gabriela, eran cerca de 750 mil pesos, después ya no regresó, fue a buscarlo a su casa pero nunca abrió la puerta.
“También me amenazó, pero le contesté no soy dejado nunca volvió a amenazarlo, queremos justicia no es posible que una persona que se dedica a esto ande libremente, que nos regrese el dinero o que se haga algo”, comentó.

El arquitecto Sahedi Sabid Pérez Villanueva compareció ante autoridades judiciales.

El joven Moisés Campos es otro de los defraudados, el arquitecto le “vendió” un terreno ubicado en la colonia Carranza, hubo contrato de compra y venta, además de otro tipo de documentos, lo pagó en pagos y la totalidad es una suma de 300 mil pesos, pero después resultó que el terreno tenía un dueño.
“Le dimos la confianza para que hiciera los proyectos, arquitecto no se le puede decir, lo que pedimos es que no se vaya, que lo tengan aquí, que no se vaya, para que pueda regresarnos el dinero”, comentó.