Adiós al “Chino”

Familiares y amigos lo acompañaron hasta su última morada

"Nos dijeron que si papá se velaba en la capilla (de la 147) iban a estar al pendiente, dijimos que no, que íbamos a buscar la cartilla de liberación porque no lo queríamos velar ahí, y dijo “bueno usted donde quiera, pero mientras se llega su finiquito ustedes van a pagar y nos dijo que serían como 50 mil lo que nos íbamos a gastar”.
PUBLICIDAD

Aún sin hacerse a la idea de la partida de José Efraín Reyes de León, familiares, amigos y compañeros de trabajo, despidieron el día de ayer al “chino”, y acompañaron a su última morada, recordándolo como una persona alegre y servicial.
Con una amplia sonrisa y siempre al pendiente de lo que necesitaba la gente que estaba a su alrededor, fue recordado “el chino” Efraín, que el día de ayer fue velado en la funeraria Villarreal de Ciudad Frontera, tras perder la vida en el accidente que se registró en el área de embarques de la Laminadora Caliente.
El espíritu de armonía y el carácter de Efraín Reyes le valieron para establecer una amistad con un gran número de personas, que el día de ayer acudieron para despedirlo recordando a esa gran persona que fue.

Señalan que los han dejado solos ante la problemática que enfrentan.

En punto de las 4 de la tarde fue trasladado el cuerpo a la iglesia Sagrado Corazón, donde se ofició una misa para posteriormente acudir al Panteón Dolores en donde fue sepultado por sus seres queridos.
Muchos trabajadores de Altos Hornos de México acudieron al sepelio, por los lazos que habían establecido con Efraín, sin embargo familiares señalaron que ni el sindicato ni los representantes de la empresa acudieron en esta ocasión.
Yesica Saori Reyes Amador, mencionó que fueron abandonados por la empresa y por los representantes sindicales durante este difícil momento, ya que no se les dio ningún tipo de apoyo ni económico, ni en gestiones, por lo que ellos se tuvieron que hacer cargo de todos los gastos a pesar de haber sido un accidente de trabajo.

Señaló que los representantes de la Sección 147 le indicaron que recibirían todo el apoyo siempre y cuando velaran el cuerpo en la Funeraria de la Sección 147, pero la familia no quiso velarlo en esta capilla y pidieron que trasladaran el cuerpo a la funeraria ubicada en Frontera.
Mencionó que los representantes del sindicato no se hicieron presentes en la funeraria para ver si necesitaban algo o acompañar a su padre, únicamente acudieron los trabajadores con los que tenía amistad.
Así mismo señaló que la empresa los ha dejado solos a pesar de la responsabilidad que tiene al ser un accidente laboral, pero que no se les ha dado ningún tipo de ayuda.