La subprocuradora Lizeth Hernández Elías comentó que las estadísticas demuestran una alta incidencia en el número de casos

Durante la temporada de calor, los casos de abuso sexual o violación a menores presentan un incremento, es por ello que se pidió a los padres de familia extremar precauciones, para evitar que sus hijos puedan ser víctimas de algún abuso.
Las estadísticas de la delegación regional de la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia (Pronnif), los abusos sexuales o violaciones a menores presenta un considerable incremento, lo cual es atribuido a las altas temperaturas que se presentan, que influyen en el comportamiento de las personas, además del período vacacional de verano.
La subprocuradora Lizeth Hernández Elías, comentó que las estadísticas demuestran que en esta temporada de calor se presenta un considerable incremento en el número de abusos sexuales o violaciones a menores.
Dijo que las altas temperaturas, así como el período vacacional que se aproxima son dos factores muy importantes que ocasionan este incremento en las estadísticas de abuso, incluso es la temporada donde más casos se presentan.
Señaló que los padres tienen que continuar laborando y muchas veces dejan a sus hijos bajo los cuidados de alguien más, es donde lamentablemente se han dado este tipo de casos, así que es importante que revisar con quién dejan a sus hijos.
“Los padres de familia deben estar muy alerta del comportamiento de sus hijos, revisar cualquier comportamiento sospechoso que tengan, como pérdida de apetito, temor hacia alguna persona que antes no tenían, negativa o bajo rendimiento”, afirmó la Subprocuradora.
De igual forma, Hernández Elías dijo que la mayoría de los abusos sexuales o violaciones son cometidos por sus familiares, conocidos o personas allegadas al menor, lo que termina afectando aún más a las víctimas, pues son agredidas por quienes se supone estaban para cuidarlos
Indicó que las estadísticas de los abusos sexuales a menores marcan que son los familiares más cercanos a las victimas quienes cometen la agresión, entre los principales agresores son los padrastros, seguidos por los papás, en tercer sitio los tíos, además de personas allegadas como amigos o vecinos.