Castaños.-Amputado de sus brazos desde hace ocho años, Pedro de León Sánchez de 25 años de edad, se le ha dificultado encontrar un trabajo estable o seguro y ahora con la llegada de su primer hijo es necesario contar con un empleo porque se requiere de leche y pañales, su madre no lo ha dejado solo y es quien lo apoya para que junto con su pareja puedan salir adelante.

Pedro de León compartió para Periódico La Voz el nacimiento de su primogénito, un varoncito quien pesó 3 kilos 500 gramos, manifestó que tanto la madre como el bebé se encuentran bien de salud pero se requiere de un empleo.

El tiempo se detiene, todo es negro, solo se escuchan voces de auxilio, la vida de un joven adolescente hace una pausa, ya no podrá realizar sus actividades cotidianas, trepar en los árboles, montar a caballo, cargar los costales de alimento para los animales, ya que su vida cambió de forma repentina cuando a la edad de 17 años de aquel negro día del año 2009, Pedro estuvo a punto de perder la vida tras una descarga eléctrica.

Eventualmente consigue trabajo como velador y pese a la discapacidad, es de espíritu entusiasta y siempre busca la forma de salir adelante ante la adversidad que a veces se impone, el es Pedro de León Sánchez de 25 años de edad y quien desde los 17 años de edad sufrió una descarga eléctrica perdiendo ambos brazos, desde ese día es fecha que lucha cada día y hoy busca un empleo formal para mantener a su pareja y al pequeño Pedrito.

Es diciembre y la falta de empleo complica comprar los regalos de navidad, algún presente para su esposa, ropa y alimento para su hijo, por lo que pide como regalo un trabajo para poder cubrir estas necesidades.