Cerro del mercado

POR: ATILA

Pues será el sereno pero de que los políticos andan como chapulines en alfalfa ni duda cabe y el colmo es ver a exalcaldes esos que en sus tiempos de campaña priista en busca de un hueso se rasgaron las vestiduras a más no poder y hasta lloraron con los pobres, desvalidos y demás con tal de conseguir el voto.

Bueno pues muchos de estos y pese al número de votos que representan ya se perfilaron por otros partidos como es el caso de Rogelio Ramos Sánchez quien toda la vida ha vivido de la ubre política porque siempre pegado a ella a logrado los beneficios económicos habidos y por haber.

Ni que decir de las comodidades que lleva gozar de los cargos públicos que son el ábrete sésamo para los caprichos hasta más simples, pues son ellos los que ahora le dan la espalda al priismo porque ya no les conviene.

No se trata de traición dijeran algunos simplemente que como institutos políticos algunos partidos ya no les llenan las expectativas y por eso buscaron las mejores opciones, pero que casualidad que precisamente todos se estén yendo para Morena.

Porque eso es lo que está pasando, que se están yendo para el partido que creó el viejito Andrés Manuel López Obrador al que ven como la octava maravilla del mundo y que será el que salvará al país de todo lo malo habido y por haber.

Puras mentiras y cuentos locos que serán una realidad una vez que se pase el proceso electoral porque para comenzar no se espera que sea tan limpio como se platica y mucho menos que todo lo que Morena promete sea verdad.

De ahí que en todo el Continente se espera que en nuestro país se geste el mayor fraude de la historia o mejor dicho del siglo, con eso de que para hacer trampas electorales nos pintamos solos.

El que ya mero se les iba para Morena es el también exalcalde Jorge Maldonado Ibarra, “El Tío Yorche” del municipio de Escobedo quien definitivamente es un personaje reciente y permanente dentro de la política y en quien si pusieron los ojos a nivel estado para devolverlo de la banqueta de Morena para el PRI y convencerlo de que hay futuro y promesas para él.

Si se quedó “El Tío Yorche” en las filas del PRI pero condicionado como siempre sucede en estos casos aunque hay que comentar que aún y cuando le prometieron el oro y el moro, no es seguro que le cumplan, ahí está el caso de Ramiro Reyes, del municipio de Abasolo a quien hicieron a un lado para dejarle el paso libre a la alcaldesa Herlinda García Treviño en su reelección, pero a cambio de esto le dieron autorización para conformara el cabildo entrante en el que por supuesto formará parte.

Ramiro la creía fácil pero no fue así, y prueba de ello es que Herlinda, la intocable Alcaldesa ya sentenció que ella ganará y su planilla con ella y que la de Ramiro la mandará a volar.

Claro que la reacción por lógica tenía que pegar y feo porque sucederá lo mismo que en otros años que a los que les dieron luz verde para conformar el cabildo los sacaron por la ventana desconociendo su trabajo.

Aquí surge la pregunta del porque tanto chapulín, sencillamente porque dentro del partido oficial en este caso el PRI no les dan calorcito, no los apapachan, creen los dirigentes que siempre tendrán a sus pies la carne de cañón que los mantendrá en el poder.

Muchos son los motivos que llevan a ver otros horizontes dentro de la política o de salirse definitivamente de ella dando paso al abstencionismo.

Oigan pues dice Félix Rodríguez el de Asuntos Educativos en la Región Centro que con su santa mano por delante ya se solucionó el problema de la escuela primaria Lucio Blanco de Villa de Nadadores.

Pues no se ve cual haya sido la solución porque para comenzar la directora y maestra Lizeth Cordero, la llorona que padece de los nervios y está bajo tratamiento siquiátrico continuará gozando de su puesto cobrando sin trabajar.

Eso no les gustó a las madres de familia quienes dicen que continuará su lucha hasta que los niños tengan su maestro pero sobre todo que no falte.
Lo que es contratar recomendados.

Hasta Mañana.