La joven se encontraba en estado de ebriedad y dijo a elementos policiacos que fue víctima de un abuso sexual, sin embargo se descartó por parte de las autoridades.

Al realizarse investigaciones sobre un reporte de abuso sexual, se confirmó que la joven accedió a sostener relaciones con la persona que la iba a tatuar después de estar ingiriendo bebidas embriagantes juntos.

Al sistema de emergencias 911 se reportó un supuesto abuso sexual, la víctima de 22 años indicó que fue al domicilio de una persona del sexo masculino en el sector Doña Irma.

Estuvieron ingiriendo bebidas embriagantes durante cierto tiempo en la vivienda, por lo que después se trasladaron al estudio en donde procedería a tatuarla.

Sin embargo la joven comentó que fue víctima de un abuso sexual por parte del individuo, se retiró del lugar y reportó a la Policía.

Elementos de la Policía Preventiva Municipal tomaron conocimiento, sin embargo la fémina se encontraba en estado de ebriedad.

Se negó a seguir proporcionando información y se encerró en su casa, la Agencia de Investigación Criminal no cuenta con un informe policial homologado.

Ante esta situación el Ministerio Público no puede abrir una carpeta de investigación al no contar con el acta de denuncia ni mucho menor el reporte realizado por la supuesta víctima del presunto abuso sexual.