Foto propiedad de: Facebook

La discriminación sigue siendo un problema en nuestro país y uno de los grupos que más la sufren son las personas de clases sociales bajas.

Un caso se dio hace apenas un par de días y fue reportado a través de redes sociales. Un hombre de la tercera edad que se dedica a vender dulces en la calle entró a una taquería y tomó asiento, pero poco tiempo después una de las empleadas del establecimiento llamado “El Infierno” ubicado en Michoacán, se acercó a él y le pidió que se retirara del lugar. 

 


La acción quedó registrada en un par de fotografías que rápidamente se hicieron virales y provocaron que el establecimiento publicara un comunicado intentando dar una explicación; si  embargo, la respuesta de los internautas no fue nada positiva pues criticaron duramente la justificación dada: “restringimos el ambuilantaje para dar el mejor servicio y comodidad a nuestros comensales, dijeron a pesar de que el señor sólo había tomado asiento.

TE PUEDE INTERESAR..  En Tamaulipas celebran el Día del Marciano; te decimos por qué

 

La persona que publicó las imágenes relató que ella y su madre ofrecieron al señor invitarle comida y que el aceptó humildemente y salió a comerlos a la calle, “junto a la naturaleza”..