La cantante volverá a internarse para tratar sus adicciones.

Demi Lovato ya lleva una semana internada en el Cedars Sinai Medical Center de Los Ángeles, tras sufrir una aparente sobredosis el pasado 24 de julio.

Próximamente abandonará el hospital, pero aún no irá a casa.