Destruyen protesta a martillazos

Un grupo había ‘tomado’ el plantel en protesta por el horario mixto, pero fueron confrontados por otro grupo que recuperó las instalaciones

Un padre de familia optó por abrir a la fuerza el candado.
PUBLICIDAD

Alrededor de 15 padres de familia tomaron el jardín de niños Adolfo López Mateos argumentando que contrataron el servicio normal y no el grupo mixto, esto desencadenó el enojo de los demás padres quienes abrieron a la fuerza el portón con un martillo y se requirió el apoyo de Seguridad Pública Municipal.
En el mes de mayo los padres y directivos tuvieron una asamblea para ver lo de las inscripciones, donde venían los dos servicios educativos, los inconformes argumentaron que ahora quieren que solo sea el servicio de grupo mixto hasta las tres de la tarde. Edmundo Aguilar expresó, a ellos les dijeron que con un oficio les respetarían el horario ante el cambio próximo de directora.

Una unidad de Seguridad Pública acudió para brindar apoyo.

“Ellos nos ofrecieron algo y se firmó, pero ahora dicen que no es cierto y no lo cumplen, tristemente no tienen palabra y mi esposo y yo tenemos que decidir si dejaremos a nuestro hijo aquí. No quieren hacerse responsables y solo queremos que respeten el horario que ofrecieron de 9:00 a 12:00 de la mañana”, dijo Isela Escareño.
Sandra Méndez mencionó que la directora ya no las quiso recibir cuando el acuerdo estaba firmado e incluso lo mostraron a los presentes, señaló que a otras mamás les ofrecieron el horario de 8:30 a 11:30 de la mañana y el primer día de clases les dijeron que no cuando las familias ya habían comprado uniformes.

También puedes leer: Muere niña en salón de clases

Toman padres de familia el kínder Adolfo López Mateos, piden servicio en horario normal.

La Supervisora de Zona, Norma Valdés aclaró que el plantel ubicado en la Zona Centro, siempre ha tenido la currícula normal de 8:30 a 11:30 de la mañana y luego el servicio asistencial el cual termina a las 3:00 de la tarde mediante talleres o dinámicas.

Esto generó molestia entre los demás padres de familia, quienes al querer que sus hijos tomaran clases, intentaron abrir el portón principal con un martillo y al no lograrlo, optaron por abrir el portón trasero, de inmediato se trasladaron para dejar a los niños con sus respectivas maestras.