Dramática remontada

Carr y los Raiders consiguen dramático triunfo en casa ante los Chargers

PUBLICIDAD

Los Oakland Raiders sufrieron de más en casa. Llegaron a perder la ventaja en el encuentro hasta en dos ocasiones, pero Josh Jacobs sorprendería en los minutos finales, y sellaría el triunfo por ajustado 24-26 sobre Los Angeles Chargers, en el arranque de la Semana 10 de la NFL.
El arranque del partido no fue el ideal para Philip Rivers quien se vio sorprendido con una intercepción, la cual le dio la ofensiva para Raiders, que culminaría con gol de campo de Daniel Carlson.

Carr y los Raiders consiguen dramático triunfo en casa ante los Chargers.

Las malas noticias no terminarían ahí para el QB de los angelinos, quien volvería a ser interceptado, de nuevo por Erik Harris, quien ahora recorrería 55 yardas para depositar el ovoide en la zona de anotación, y poner el 0-10 en el marcador.
Para el segundo cuarto, los Chargers lograrían responder, primero con Hunter Henry recibiendo el pase de Rivers en tierra prometida, y luego con Melvin Gordon haciendo acarreo de tres yardas para darle la vuelta al marcador, sin embargo los malosos reaccionarían a tiempo gracias al último esfuerzo de Alec Ingold, quien superaría la tacleada de Kyzir White para así irse con la ventaja al descanso.

Los locales tuvieron que pelear con una defensa férrea en el tercer cuarto, pero lograrían sumar más puntos a su causa, gracias al gol de campo de Carlson.
Parecía que el 17-20 podrían manejarlo en el resto del último cuarto, sin embargo una larga ofensiva de casi ocho minutos concluiría con la llegada de Austin Ekeler a las diagonales, para así darle la vuelta al marcador por segunda ocasión en el partido.
Sin embargo, poco les duraría el gusto, y Josh Jacobs, con acarreo de seis yardas le devolvería la ventaja a los Raiders con poco más de un minuto de juego; lo que lanzaría a los Chargers con todo en busca del gol de campo.

También lee: Pagan aguinaldo a los pensionados

Lamentablemente la esperanza terminaría con la intercepción de Karl Joseph, sellando así la quinta victoria de Oakland en la temporada.