Ellos juraron protegerlas, luego las mataron

La región centro se ha envuelto en feminicidios que han cimbrado lo más profundo de la sociedad

PUBLICIDAD

Cuando el juramento en el altar “hasta que la muerte nos separe” se convierte en verdadero y para honrarlo hay quienes antes de poner fin a una relación tormentosa asesinan a la mujer que juraron proteger.
En los últimos años la región ha sido escenario de escalofriantes feminicidios que han puesto en alerta a la sociedad, sin embargo pese a las organizaciones de ayuda y medidas de restricción que aplican las autoridades ha sido poca la efectividad para salvarlas.

Yirna Janeth Rabago de la Cruz.

Uno de los casos que estremeció a la región fue el feminicidio de Yirna, una joven madre de familia que cansada de la violencia familiar que vivía decidió poner fin a la relación con Nicolás de la Rosa Galaviz.
El 2 de julio del 2014 Nicolás roció a Yirna con gasolina mientras esta se encontraba dormida y luego le prendió fuego, molesto porque su aún esposa había iniciado los trámites de divorcio.

Yirna salió en llamas de su hogar y fue auxiliada por algunos familiares que de inmediato la trasladaron al IMSS, debido a la gravedad de las quemaduras fue enviada a Monterrey donde tras varios días de agonía murió, mientras que Nicolás estuvo prófugo durante 2 meses para luego enfrentar el juicio donde lo condenaron a 50 años de prisión.

Zulema Guadalupe piña Medrano

“Si no eres mía ni del diablo no vas a ser de nadie” eran las palabras que constantemente decía Sergio Galaviz Montes a quien por muchos años fuera su esposo y con quien procreó 5 hijos, Zulema Guadalupe, palabras que finalmente el 21 de marzo cumplió al arrebatarle la vida de varios disparos.
Cansada de la constante violencia que sufría a manos de su esposo Sergio, Zulema decidió poner fin a la relación meses atrás e incluso buscó la ayuda del Centro de Justicia para la mujer que dicto una medida de protección, aun así fue asesinada a balazos por negarse a seguir en una relación tormentosa.
Zulema asistió a una cita con su aun marido a fin de recibir la pensión alimenticia para sus hijos menores de edad, él la llevó hasta la línea de tráiler en el municipio de Castaños donde le disparó en dos ocasiones y luego se disparó a si mismo en un intento fallido por suicidarse.
Sergio Galaviz Montes fue condenado a 27 años y medio de prisión por dar muerte a su esposa.

Karina Yuvisela Sánchez Montañez

El 5 de abril del 2015 otro feminicidio sacudió la región, esta vez fue Karina la victima que dispuesta a abandonar la vida de violencia que tenía junto a su esposo Juan Carlos Montejano decidió dejarlo y con ello encontró la muerte.
La joven de apenas 21 años de edad tenía algunos días separada cuando recibió una llamada de su aun esposo, le exigía que regresara a la casa que compartían en la calle Occidental del municipio de Frontera o de lo contrario el hijo de ambos pagaría las consecuencias, así fue como Karina regresó con su verdugo.

Luego de una discusión, Juan Carlos roció de gasolina a Karina, que envuelta en llamas como pudo salió corriendo de la vivienda, un taxista que pasaba por el lugar la auxilio trasladándola a la clínica 9 del IMSS, de ahí la enviaron a la clínica 7 y más tarde a Monterrey debido a la gravedad de las quemaduras, desafortunadamente días más tarde murió.
Su verdugo huyo luego de prenderle fuego, pero meses más tarde fue encontrado por las autoridades y llevado ante un juez que le dio 50 años de prisión.

Georgina Ortiz Ramírez

Georgina fue otra víctima más de la violencia familiar que decidida a dejar esa vida de sufrimiento encontró la muerte en manos de su pareja que se negaba a ser abandonado.
Una semana antes del feminicidio de Georgina, denunció a su pareja Alfredo Oviedo Vázquez que llegó al hogar que compartieron tiempo atrás para agredirla, el sujeto fue detenido y la amenazó con matarla cuando estuviera en libertad.
Pocos días pasaron para que Alfredo cumpliera su amenaza, el 28 de marzo Alfredo abordó a Georgina en el negocio donde trabajaba haciendo tortillas de harina, en colonias de Santiago, empezó a insultarla y golpearla, luego la apuñaló mientras la victima corrió a refugiarse en otro negocio donde fue alcanzada por su ex pareja que siguió golpeándola y luego huyo.
Georgina murió en el lugar mientras Alfredo Huyó pero horas más tarde fue detenido, actualmente enfrenta un proceso en su contra.