Fotografía: Internet

Una reciente investigación de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sídney, Australia, indica que las mujeres se sacan fotos sexis para competir con otras mujeres y ascender en la escalera social en entornos económicamente desiguales, y no por la presión a la que puedan estar expuestas a causa de su género.

Te puede interesar: Una niña hace un dibujo ‘astuto’ de su gato y la Red le encuentra un uso ideal

En el marco del estudio, publicado en la revista PNAS, los investigadores analizaron 68.562 selfis publicados por usuarias de Twitter e Instagram de 113 países. Las fotos eran accesibles para todo el mundo y llevaban las etiquetas ‘hot’, ‘sexy’ u otras similares.

Posteriormente los expertos investigaron de dónde provenían las fotos y vincularon las imágenes con la desigualdad social de cada región. Llegaron a la conclusión de que la prevalencia de selfis sexis y que sexualizan a la mujer es un marcador de la alta competencia femenina que existe en entornos con desigualdad de ingresos en los que a los individuos les preocupa mucho su posición social.

“En general, los psicólogos ven la preocupación de las mujeres por su aspecto principalmente como una consecuencia de las presiones patriarcales, ven que las mujeres viven en sociedades que valoran su apariencia más que otras cualidades. El argumento es que, cuando ves sexualización, ves desempoderamiento”, comentó el autor principal del estudio, Khandis Blake.

“Pero lo que al contrario descubrimos es que es más probable que las mujeres inviertan tiempo y esfuerzos en publicar en línea selfis sexis en lugares donde la desigualdad económica está aumentando, y no en lugares donde los hombres tienen más poder social y existe una gran desigualdad de género”, añadió.

“Verse sexi puede generar grandes beneficios”
En otra parte del trabajo, los científicos analizaron los patrones de gasto en el sector de la belleza por parte de mujeres de distintas zonas económicas de EE.UU. Lo que descubrieron fue que aquí la desigualdad de ingresos también influye, ya que las mujeres que viven en zonas de EE.UU. con pronunciadas diferencias de ingresos gastan más dinero en su aspecto.

“Correcta o incorrectamente, en el entorno actual, verse sexi puede generar grandes beneficios económicos, sociales y personales”, por lo que, “en términos evolutivos, este tipo de comportamiento es completamente racional, incluso adaptativo”, comenta Blake.

“La idea básica es que la forma en que las personas compiten por parejas, así como las cosas que hacen para colocarse en la cima de la jerarquía, son realmente importantes. Aquí es donde encaja esta investigación: se trata de cómo las mujeres compiten y por qué compiten”, concluye.