Las mujeres en edad fértil y las embarazadas, deben consumir regularmente ácido fólico, elemento fundamental para prevenir los defectos congénitos en el cerebro y columna vertebral del bebé.

El especialista en medicina familiar, Ángel Lara López, adscrito a la unidad número 70, explica que esta vitamina ayuda a la formación de células nuevas en el organismo y previene cualquier tipo de anemia; lo ideal es consumirlo tres meses antes de la concepción y durante la gestación.

Entre los beneficios de este antioxidante destaca el que ayuda a reducir los síntomas asociados a la menopausia y las probabilidades de padecer algún cáncer como el cervicouterino, de colon y de mama.

Destaca la necesidad de hacer conciencia en la mujer para que mantenga constante el consumo del ácido fólico durante el embarazo y con ello prevenir defectos de tubo neural como la espina bífida; malformaciones en la médula espinal y dorsal; anencefalia (desarrollo insuficiente del cerebro) y el encefalocele, que ocurre cuando el tejido cerebral sale hacia afuera de la piel a través de un orificio en el cráneo.

Además es importante para la creación de nuevas células sanguíneas, ya que es componente de algunas enzimas necesarias para el adecuado funcionamiento de los glóbulos rojos y su presencia mantiene sana la piel, añade.

El ácido fólico o vitamina B9, se encuentra en la mayoría de los vegetales de hoja verde, como la lechuga, espinaca, acelga, col y brócoli. También se puede obtener en la carne de res, cerdo, cabra, etc., hígado,  verduras verdes y oscuras (espinacas, espárragos, etc.) y cereales integrales (trigo, arroz, maíz, etc.).

En el Seguro Social se suministra ácido fólico a todas las gestantes, no obstante lo ideal es tomarlo antes del embarazo y durante los tres primeros meses, por lo cual es importante planificar los hijos y acudir con el médico tan pronto se tenga la sospecha de estado de gravidez.

Lara López hace énfasis en que este es sólo uno de los aspectos preventivos de las acciones importantes al momento de planear familia, y destaca que desde el momento en que la mujer concibe la posibilidad de tener un hijo y una vez que se concreta, se debe asistir con puntualidad a las consultas prenatales.