Intentó suicidarse, hoy valora la vida

La soledad aunada al alcohol hizo la depresión que detonó en un intento por arrebatarse la vida

Dr. Benjamín Eloy Chapa cambió la vida de Arturo.
PUBLICIDAD

MELCHOR MÚZQUIZ, COAH.- Las circunstancias que pueden orillar a una persona a tomar la decisión de atentar contra su propia vida pueden ser muy diversas, pero todas llegan a la depresión y de ahí detonan, es el caso de Arturo que nos contó su historia.
Ayer se celebró a nivel nacional el “Día Mundial para la Prevención del Suicidio” este tema, ha tomado un especial enfoque por las autoridades regionales, a los casi 9 meses que han transcurrido en el 2019 se han registrado 12 suicidios en la región.
“No son cifras alarmantes, pero así fuera un suicidio anual lucharemos por combatirlo” mencionaba el titular de la Jurisdicción Sanitaria en esta Región David Mussi Garza.

Ha logrado impartir distintas conferencias en toda la región.

Cuando la tormenta invade, al final siempre sale el sol, y en esta ocasión presentamos el testimonio de un joven, quien después de tratar de atentar contra su vida, actualmente lucha por minimizar los índices de suicidios a través de conferencias.
Arturo Jiménez Villaseñor en medio de la tragedia, decidió compartir su experiencia de vida con LA VOZ, “Me di cuenta que no era un problema solo mío, muchos podrían sentirse igual” es como inició su relato.
Después de que una fuerte experiencia marcara su vida, explicó que varios factores lo impulsaron, así nace la necesidad de compartir aquello que lo ayudó a reponerse, con aquellos que estuvieran pasando por una situación similar.

“Mi infancia fue común, jugando, corriendo, en la tierra; Mi adolescencia si fue algo difícil, me enfrenté a cosas que no debía y no supe cómo manejarlas”, comentó a este medio.
La falta de comunicación con sus padres derivó muchos de los problemas, sin embargo Arturo, comenta que esto se debió por apatía de su parte.
Son aproximadamente 4 años los que tiene este joven, impartiendo conferencias, estudiando y enriqueciéndose del tema, aprendiendo cada día más para compartir con quienes lo rodean.
“De los 19 a los 20 años tuve muchos problemas entre ellos, los económicos, me sentía solo, se me cerraba el mundo, la soberbia y el orgullo no me dejaban darme cuenta de lo que me pasaba”, explicó.

Actualmente el joven disfruta plenamente de la vida.

Este joven, quien en ese entonces se encontraba en la Ciudad de Piedras Negras estudiando, menciona que llegó a pasar días sin comer y sin bañarse, distrayéndose con lo primero que veía, en este caso, la bebida.
“El alcohol fue una de las cosas que me distraía, en ese momento sí tenía amigos, y con quienes recurrir, pero en esos momentos se te cierra el mundo, te sientes más cómodo encerrado en tu burbuja”.
“Sólo me hundía en la depresión” expresó.
“Por algunas circunstancias, me quedé sin departamento, un amigo, Garduño, me invitó a vivir con él al saber mi situación, pero cada fin de semana él se iba a Eagle Pass”.

Fue entonces, en uno de esos fines que Arturo se encontraba solo, cansado de su situación, decidió atentar contra su vida.
“Mi amigo padecía de diversas enfermedades por lo que tenía muchas pastillas, y yo tenía tequila, solo pensaba ya no aguanto, ya no quiero nada, se me hizo fácil, el alcohol ya no me distraía como antes, entonces tomé la decisión”.
La combinación de ingesta de alcohol con pastillas, hicieron caer a este joven al suelo con un fuerte dolor en el área abdominal.
Con extrañeza el joven menciona que no sabe porque razón, sin embargo, ese día su amigo regresó antes de lo previsto, “No se le olvidó anda, no tuvo un percance, el solo regresó”.

Reconocido por distintas instituciones.

Explica que cuando su amigo, abrió la puerta de su casa, lo encontró en el suelo en posición fetal por el gran ardor que sentía, este rápidamente lo llevó a un hospital donde le hicieron un lavado de estómago a tiempo.
“Estuve alrededor de tres días reflexionando lo que había hecho, ahí me dije, si sigo vivo, tengo que hacer algo”.
Después de esta etapa, y su recuperación, menciona que cansado de la vida que tenía, decidió marcar un cambio, en base a su experiencia.

“Cuando intenté suicidarme empecé a valorar muchas cosas, igual y otras personas están o van a pasar por situaciones similares, con mi experiencia puedo ayudarlos a cruzar por ello empecé a dar conferencias, a capacitarme sobre el tema, para dar conferencias”.
Cuando llegó la hora de regresar a casa, Arturo menciona que sus padres lo recibieron con los brazos abiertos, haciéndole ver que jamás iba a estar solo.
“Con mi regreso pensé en trabajar, pero dije si la vida me dio una segunda oportunidad, mis padres también lo harán, así que hable con ellos, y me dieron ese chance, reanudé mis estudios”.

Una vida plena al lado de su familia.

Explicó que su primera oportunidad para dar conferencias fue a través de “Teatro Urbano” actualmente ha podido llevar su mensaje a distintos lugares de la región.
Con orgullo, este joven menciona que dejó la vida de vicios y fiestas atrás, y actualmente además de dar conferencias de motivación y contra el suicidio, estudia Ingeniería Hidrológica la cual está a punto de culminar, y Psicología la cuál va cursando el tercer semestre.

Arturo participa en eventos municipales al lado de Teatro Urbano.

“Mírame ahorita he viajado a muchos lugares, estoy estudiando dos carreras, mis mejores amigos son mis padres, cuando antes no tenía comunicación con ellos, ni siquiera comía a su lado”.
Respecto al caso actual que vive la región con los suicidios, el joven menciona que en su opinión es la falta de comunicación y confianza para expresar lo que les sucede por miedo a ser juzgados, además los distintos problemas que cada persona lleva consigo.
“Cada persona debe tener a alguien que en verdad lo pueda escuchar sin miedo a ser juzgado, eso puede salvar muchas vidas, esto lo hace un psicólogo y siempre es la última opción o la opción obligada”.

Arturo explica, para finalizar que una frase que lo alienta cuando ya no puede y bien podría servir a otros es aquella del Dr. Benjamín Eloy Chapa “Aguanta, Todo Sale”, pero también es importante “Aprender a Comunicar y Escuchar”.