López Obrador da Grito histórico; Presidente ofrece la arenga más larga

En su primer Grito de Independencia, que duró 98 segundos, recordó a los héroes de la Independencia, a los héroes anónimos y a conceptos como la democracia, la justicia y la paz

PUBLICIDAD

El presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó la primera arenga de su historia como Presidente de México en el Palacio Nacional.

Con 20 vivas lanzados tanto a los héroes de la Independencia y a los héroes anónimos, como a conceptos como la justicia, la paz o la democracia, el jefe del Ejecutivo dio el Grito de la Independencia más largo de la historia.

En 98 segundos López Obrador pidió loas a la Independencia, a Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende, Leona Vicario, las madres y padres de nuestra patria, los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, las comunidades indígenas, la libertad, la justicia, la democracia, nuestra soberanía, la fraternidad universal, la paz, la riqueza cultural de México, y cerró con tres “Viva México, Viva México, Viva México” para cerrar las veinte arengas que había anunciado desde el sábado.

Acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, desde el balcón presidencial ondeó la bandera de México.

Tras el Himno Nacional, un popurrí de la Banda Mixe, y del Mariachi conjunto de la Defensa Nacional y la Marina, inició el espectáculo de fuegos artificiales y finalmente López Obrador y su esposa se despidieron de los asistentes.

Loas a héroes anónimos y justicia

El presidente López Obrador lanzó las veinte arengas que había anunciado desde el sábado.

  • ¡Viva la Independencia!
  • ¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla!
  • ¡Viva José María Morelos y Pavón!
  • ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!
  • ¡Viva Ignacio Allende!
  • ¡Viva Leona Vicario!
  • ¡Vivan las madres y los padres de nuestra patria!
  • ¡Vivan los héroes anónimos!
  • ¡Viva el heroico pueblo de México!
  • ¡Vivan las comunidades indígenas!
  • ¡Viva la libertad!
  • ¡Viva la justicia!
  • ¡Viva la democracia!
  • ¡Viva nuestra soberanía!
  • ¡Viva la fraternidad universal!
  • ¡Viva la paz!
  • ¡Viva la grandeza cultural de México!
  • ¡Viva México!
  • ¡Viva México!
  • ¡Viva México!

Resalta pueblo y héroes anónimos

Con 20 “vivas” festeja el 209 aniversario de la Independencia; destaca la paz,  libertad, justicia y democracia.

La arenga más larga de la historia del Grito de Independencia se dio anoche en el Palacio Nacional, en el primero lanzado por Andrés Manuel López Obrador en su sexenio.

El Presidente llegó al balcón presidencial acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller para tomar la bandera e iniciar su arenga de 98 segundos, en el que lo mismo recordó a los héroes de la Independencia que a los héroes anónimos, a las comunidades indígenas, que a conceptos como la democracia o la fraternidad universal.

Con veinte arengas que había anunciado desde el sábado, López Obrador gritó por la Independencia, Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende, Leona Vicario, las madres y padres de nuestra Patria, los héroes anónimos, el heroico pueblo de México, las comunidades indígenas, la libertad, la justicia, la democracia, nuestra soberanía, la fraternidad universal, la paz, la riqueza cultural de México y cerró con tres “¡Viva México!, ¡Viva México!, ¡Viva México!”.

Tras el Himno Nacional, un popurrí de la Banda Mixe, y del Mariachi conjunto de la Defensa Nacional y La Marina inició el espectáculo de fuegos artificiales y finalmente López Obrador y su esposa se despidieron de los asistentes.

Hay ocasiones en que se tiene la certeza de que se está en presencia de un hecho histórico. La noche del domingo 15 de septiembre fue uno de ellos.

No era, ni de lejos, la primera ocasión en que Andrés Manuel López Obrador llenaba la plaza, pero nunca lo había hecho por una razón festiva; jamás había arengado a las decenas de miles de personas presentes desde el balcón presidencial.

Al Grito de anoche, le antecedieron dos cierres de campaña, asambleas informativas de su movimiento de resistencia civil pacífica, los mítines postelectorales de 2006, el legendario plantón en la plaza, Madero y Paseo de la Reforma, pero sobre todo, aquel descomunal mitin para protestar por el desafuero.

Nadie ha llenado tantas veces esta plaza como el hoy Presidente de la República, quien, además, ha dado el Grito de Independencia en la plaza en aquellos tiempos en que reclamaba a los cuatro vientos que le habían arrebatado la Presidencia.

Luego hizo un “repliegue táctico” y se fue a dar el Grito en La Alameda Central, luego en Tlatelolco y después en varios estados del país.

Incluso, recientemente, la plaza se ha rendido a López Obrador.

El día de su victoria, el 1 de julio del año pasado, el día de su toma de posesión y el día en que celebró el primer aniversario de su victoria.

Pero esta noche del 15 de septiembre es distinta, es la que queda para la historia.

Por ello, el Presidente decidió retirarse a su quinta, en Palenque, Chiapas, para preparar sus arengas. Anunció mediante redes sociales que serían veinte, cada una cargada con el peso de la historia y para el futuro.

Arribo

El Presidente arribó al Palacio alrededor de las 18:00 horas. Comenzó el ritual de preparación para el Grito. Se colocó la Banda Presidencial. Atravesó junto con su esposa el enorme y solitario Salón de Recepciones.

Afuera, en la plaza, no hubo tregua, fueron siete horas continuas de música y de bailes en los templetes colocados frente a Catedral. Los asistentes cantaron el Cielito Lindo, gritaron “¡El pueblo está Feliz!”, “¡Sí se pudo! (ganar la Presidencia)” y un continuo “Obrador, Obrador” y “Presidente, Presidente”.

Lo de noche en el Zócalo fue estar en el balcón de primera fila de la historia.

OLGA FUE A DOLORES

DOLORES HIDALGO, Gto.— Con plaza llena, Dolores Hidalgo, cuna de la Independencia, celebró los 209 años del inicio de la Guerra de Independencia, bajo la arenga de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la primera mujer en la dependencia en hacerlo.

“¡Viva Dolores Hidalgo, Viva Guanajuato, Viva México!”, clamó, a lo que siguió el estallido en el cielo de los fuegos pirotécnicos, libres de la lluvia que en los últimos años había empapado la celebración.

Acompañada del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, la titular de la Secretaría de Gobernación dijo previamente que con el apoyo de las Fuerzas Armadas, México marcha hacia un ambiente de paz.

“Muchas gracias a la Defensa Nacional. Muchas gracias a la Marina, porque con ustedes vamos a lograr caminar hacia la paz”, dijo.

SEGURIDAD, POCO INVASIVA

El operativo de seguridad para la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo de la Ciudad de México fue amplio; sin embargo, no tuvo el carácter invasivo de ediciones pasadas.

En todas las calles que confluyen a la Plaza estuvieron apostados policías auxiliares, de la Bancaria e Industrial, y elementos de la Guardia Nacional.

También estuvieron funcionarios del gobierno de la Ciudad de México vestidos con chalecos verdes, para resguardar la seguridad en la plaza capitalina y sus alrededores.

En esta edición no hubo arcos detectores de metales, pero los policías en los filtros de seguridad efectuaban revisiones aleatorias a mochilas que portaban los asistentes al festejo.

Los policías preventivos revisaban el interior de los bolsos seleccionados y pasaban por ellos los dispositivos detectores de metales portátiles.

A diferencia de otros años, los vendedores informales fueron acomodados en tramos de calles alejados de la Plaza en un intento de inhibir el ingreso de latas con espuma y huevos rellenos con harina o confeti.

Hubo una importante presencia de soldados vestidos de civil que se mezclaron con los asistentes, con el fin de detectar posibles incidentes, durante la verbena, el Grito y después de éste.

Los soldados vestidos de civil se identificaban con un pin específico.

La Guardia Nacional estuvo presente en el Zócalo, pero sobre todo se le ubicó como parte del resguardo de la fachada principal de Palacio Nacional.