Madre e hijo unidos por la Osteogénesis

????????????????????????????????????

El amor vence todas las barreras para enfrentar la enfermedad

Un caso de los más conocidos por los médicos en Monclova es el de Elida Graciela Valdés Esparza y su hijo Bayron, ambos padecen Osteogénesis Imperfecta, aunque la madre tiene un nivel más agresivo que el del pequeño de dos años.
Elida nació en el año de 1989 y a los pocos meses de nacer su madre se percató de la enfermedad que portaba pues no tenía crecimiento normal al de un niño sano y constantemente registraba fracturas en sus huesos.
Pese a que nunca pudo desarrollarse, montada en su silla de ruedas supo hacerse independiente, con cuidado siempre para no romper sus huesos comenzó a estudiar incluso llegó a terminar su preparatoria.
A los 25 años de edad quedó embarazada y los médicos le aseguraban que moriría, pues una persona con Osteogénesis Imperfecta no puede reproducir otro ser humano, es muy alto el riesgo que corren.
A los cinco meses de gestación, el ginecólogo que le revisaba le anunció que su bebé también tenía la enfermedad.
En el ultrasonido se le notaba una fractura en su pequeña pierna y no era otra cosa más que el mismo padecimiento de la madre.
En el Hospital General Amparo Pape de Benavides fue recibida a los 8 meses de embarazo, sin embargo por temor a tener complicaciones, los médicos le canalizaron al Hospital General en Saltillo, también del Seguro Popular.
Bayron al nacer registró una Osteogénesis Imperfecta menos lastimosa que la de su madre; gracias a un médico genetista y la neonatologa que le atendió inició sus terapias en el CRIT Saltillo en el mes de marzo, donde le aseguran que podrá caminar y tener una estatura promedio.
Recibe vacunas para que les fortalezcan los huesos y evitar que se fracture, él tiene la enfermedad con síntomas más severos por lo que los médicos aseguran que podrá caminar.
“No tuve ninguna complicación, viví mi embarazo con miedo, porque cada mes que iba me decían que se iba a morir, que no se iba a lograr, hasta que dije “si me voy a morir ni modo” ya me tocaba; yo sabía que corría riesgo pero yo quería un bebé, gracias a Dios todo salió bien”.
Elida actualmente mide un metro aproximadamente y pesa alrededor de 20 kilogramos, Bayron tiene la estatura de un niño de 18 meses, aunque ya tiene 24.
“Yo he aprendido a hacer todo sola, soy independiente, se cocinar, me baño, voy al baño sola, salgo a hacer mis cosas en mis sillas de ruedas, ni con mi hijo he batallado, solo él sabe que no lo puedo cargar, se sube a la silla de ruedas conmigo y nos salimos” comenta la joven que tiene complicaciones en su respiración y poco a poco va perdiendo el sentido del oído.
Lo complicado para la familia de Eli o Greissy Valdez como es conocida en Monclova, es pagar los viajes semanales a la capital del estado, alrededor de 500 pesos se genera entre pago de autobús y pago de cuotas en el Centro de Rehabilitación Teletón.
Por fortuna, no utilizan medicamentos, solo la aplicación de vacunas para reforzar el sistema óseo de Bayron quien el pasado 23 de agosto cumplió 2 años.