Entregaron juguetes, ropa, despensas, accesorios para bebé, bicicletas, sillas de ruedas y hasta colchones con bases a familias vulnerables

El pasado fin de semana el grupo “Manos Que Ayudan”, llevó apoyos a ejidos del municipio de Cuatro Ciénegas, acción que ha beneficiado a cientos de familias con necesidades diferentes.
Con 18 años de antigüedad, el grupo conformado por empleados de Altos Hornos de México, ha sido un enlace entre los trabajadores de la empresa y las familias de las comunidades rurales.
Como cada diciembre, la organización lleva a cabo su colecta a un lado del edificio GAN, para próximamente hacérselas llegar a las familias los primeros días de enero.
Trabajadores de todos los departamentos de AHMSA llegan cada año al lugar de la colecta para dejar su aporte, algunos acompañados de sus familias, logrando fomentar el apoyo al prójimo.
Aunque la colecta sólo dura un día, el grupo recibe donativos durante todo el año, ya sea en los departamentos dentro de AHMSA o en casa de los miembros encargados de hacer el reparto de apoyos.
Juguetes, ropa, despensas, accesorios para bebé, bicicletas, sillas de ruedas y hasta colchones con bases son los donativos que las personas de corazón enorme llegan a dejar al centro de acopio.
Pedro Magaña Huitrón quien encabeza el grupo, mencionó que el principal objetivo es llevar juguetes a los niños, pues las sonrisas de los más pequeños son el motor que impulsa a los colaboradores de la organización a seguir apoyando.
En esta ocasión, con la colecta de la campaña 2016, se visitaron 6 ejidos de los cuales el más lejano fue Rincón De García, ubicado a 76 kilómetros por terracería de la carretera 30, a la altura del kilómetro 140.
Alrededor de 200 niños recibieron juguetes, pelotas y bolsitas de dulces, los cuales fueron donados por empleados de AHMSA y familiares.
El objetivo se cumplió como cada año y una satisfacción enorme traemos con nosotros dijo Pedro Magañan Huitrón, además de estar agradecido con las personas de gran corazón que apoyan al grupo, pues aseguró que sin ellas esta labor tan bonita no sería posible.
Ejidos alejados de la civilización y con ubicaciones entre montañas, son principalmente a los que el grupo apoya, pues la vida que llevan las familias que ahí habitan, es muy difícil, desde su trabajo hasta la manera de enfrentar las adversidades del clima.

Actividades en la
comunidad rural
Hacer cera con candelilla es la principal actividad económica de las familias, pues aparte del cuidado del ganado de personas ajenas a los ejidos, es ésta actividad el sustento de casi todos los habitantes de la zona.
Para recolectar la candelilla con la que se hace la cera, los padres de familia junto con algunos de sus hijos, se van de campamento hacia los cerros en donde se puede encontrar esta planta, ya que es recolectada por varios días, o meses, para después llevarla a proceso en las pailas gigantes que se encuentran en los ejidos, en donde se hierve con ácido para así extraer la cera de la planta llamada candelilla.
Debido a la poca ganancia que las familias obtienen por sus actividades, las condiciones en las que viven son carentes de muchas cosas, entre ellos el servicio de drenaje, luz eléctrica y agua potable.

Educación
Aunado a las difíciles circunstancias en las que viven las familias, por la falta de servicios y hogares sin protección adecuada para lluvias y fríos violentos, la educación no siempre es una opción considerada por los infantes.
La mayoría de los niños que habitan en los ejidos de Cuatro Ciénegas, no tienen esperanzas de alcanzar un grado profesional, dado que sólo se imparten clases hasta el grado de secundaria y el nivel académico no es igual al de las escuelas en la ciudad.
En estas comunidades existen aspirantes, niños y jóvenes con ganas de salir adelante, obtener estudios profesionales y ver la vida de una manera diferente.

Seguirá siendo la esperanza
de muchas familias
“Manos Que Ayudan”, se ha dedicado a llevar sonrisas a los niños, pero más que eso es llevar esperanza a las familias, dar a conocer que hay gente capaz de ayudar a su prójimo en la ciudad.
Se seguirá haciendo el apoyo a comunidades rurales, mientras Dios nos lo permita y nos siga poniendo en el camino a gente tan generosa como lo son aquellos quienes nos apoyan año tras año, dijo Pedro Magaña Huitrón.

Nuevos destinos
El grupo dijo que se pretende llegar a lugares alejados del municipio de Ocampo, en donde se sabe que al igual que en Cuatro Ciénegas viven familias que necesitan apoyo.
Confirmaron que el apoyo existe y que ese no es impedimento para poder conocer nuevos destinos y con ello niños y jóvenes con la ambición de superarse día a día.