Muere médico japonés en Afganistán tras ser atacado a balazos

El fallecido fue atacado por desconocidos cuando circulaba a bordo de un vehículo.

PUBLICIDAD

Un médico japonés que trabajaba como cooperante en el este de Afganistán murió el miércoles a consecuencia de las heridas que sufrió en un ataque a balazos que se cobró la vida de cinco afganos, incluyendo sus guardaespaldas y el conductor y un pasajero del auto en el que viajaba, según un vocero de un hospital.

La agresión ocurrió en la provincia oriental de Nangarhar y su objetivo era el médico japonés Tetsu Nakamura, que se dirigía a la capital, Jalalabad, según el vocero del gobernador de la región, Attaullah Khogyani.

Nakamura sufrió heridas graves y se reportó que tenía un pronóstico crítico. Fue operado en un hospital local, pero murió poco después, durante su traslado por aire al hospital de la base de Bagram de la capital, Kabul, para recibir más atención, señaló Gulzada Sanger, portavoz del centro.

Nakamura dirigía la ONG japonesa Servicio Médico para la Paz en Nangarhar desde 2008. Llegó a Afganistán cuando su compañero y compatriota, Kazuya Ito, fue secuestrado y asesinado.

Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad por el ataque, el segundo contra cooperantes en Afganistán en otras tantas semanas.

El gobernador de Nangarhar, Shah Mahmood Meyakhail, expresó sus condolencias señalando que los residentes estaban tristes por la muerte de Nakamura y agradecidos por los servicios que les prestó durante más de una década.

Los talibanes, que junto al grupo extremista Estado Islámico operan en toda la provincia, negaron su implicación en el ataque. Su vocero, Zabihullah Mujahid tuiteó que la milicia «no tiene conexión» con el ataque del miércoles y que no considera a la ONG japonesa como un objetivo en su guerra para crear un emirato islámico.

La policía de Nangarhar dijo que estaba buscando a los agresores, que huyeron del lugar, y que tiene una investigación abierta.

A finales de noviembre, un trabajador estadounidense de la misión de Naciones Unidas en Afganistán fue asesinado y cinco afganos, incluyendo dos miembros de la misión, sufrieron heridas cuando una granada alcanzó un vehículo de la ONU en Kabul.