Muere sacerdote por coronavirus

El padre será recordado por haber siempre apoyado a la comunidad tanto con consejos que los ayudarán a salir adelante como en la realización de acciones en pro de los más necesitados.
PUBLICIDAD

FRONTERA., COAH.-Después de haber luchado por más de una semana contra el covid-19 en la torre covid de la clínica 7 del IMSS, falleció el Padre José Gilberto Soto Arroyo, vicario de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús a causa de complicaciones respiratorias.

Fue la mañana de este viernes 27 de noviembre que trascendió el fallecimiento del párroco, quien estaba al frente de las misas de la parroquia que se encuentra ubicada en la Zona Centro de este municipio, y quien fue internado desde hace algunos días al presentar problemas respiratorios después de haber dado positivo al covid.

Fue el pasado 25 de noviembre que por medio de un comunicado oficial, la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús informaba que el estado de salud del vicario era delicado pero estable, toda vez que le estaban suministrando oxígeno para que pudiera recuperarse, sin embargo no pudo contra la enfermedad.

Es importante mencionar que miembros de la grey católica de la localidad, lamentaron el fallecimiento del padre José Gilberto, a quien describieron como una persona con gran espiritualidad, siempre presente cuando se requería buscar apoyo para los más necesitados, estando al pendiente de las familias que estaban pasando por una situación difícil para apoyarlos y de esa manera pudieran salir de su necesidad.

María Gloria Zapata Avilés, dijo que el padre siempre fue una persona dispuesta a participar en todas las acciones en pro de la comunidad, a quien apoyaba con sabios consejos, pues a pesar de su juventud, era una persona de mucha fe que ayudaba a quien requería un consejo o un apoyo espiritual para salir adelante.

Es importante señalar que al párroco le sobreviven sus padres, quienes le brindaron apoyo para que siguiera el camino de Jesús, cumpliendo sus mandamientos y ordenamientos, siendo solidario, bondadoso, misericordioso y estando siempre para brindarle apoyo a quien más lo requería.

“Vamos a extrañar a nuestro sacerdote, pero estamos seguros que Dios lo va recibir en su reino y ahora será un ángel que cuide de todos nosotros quienes siempre recibimos su apoyo espiritual y su consejo, que en paz descanse”.