Mujer monclovense; ejemplo de superación

PUBLICIDAD

La vida para muchos podría ser una meta habitual del día a día, pero para una mujer como Beatriz del Carmen Ibarra Catalán de 31 años de edad es un auténtico reto, tiene Síndrome de Down y es un ejemplo de superación y constancia, es una mujer monclovense.
Con esfuerzo y dedicación logró posicionar como la mejor Monclovense en la disciplina de Karate, puso en alto a la ciudad en el 2014 cuando obtuvo el sexto lugar en el Torneo Mundial de karate en Bremen Alemania.
Beatriz también es buena en natación, trabaja en una veterinaria bañando y cepillando a perros y gatos, además toca varios instrumentos como la flauta, el piano y la guitarra.
Hace aerobics y zumba, sabe leer, escribir y realiza operaciones aritméticas, además continúa con su formación académica de manera particular y todo lo que hace lo disfruta, no conoce el cansancio, no conoce los límites.
María de Lourdes Catalán y Sergio Ibarra son sus padres, desde su nacimiento se prometieron que aunque no sería fácil harían todo lo necesario por la felicidad y superación de su hija.
El sueño de Beatriz se hizo realidad y con este el sueño de muchas personas también puede ser posible, pues sin duda esta joven es una motivación.
Fueron muchas las ocasiones en las que su madre se preguntó ¿porque a mí, porque a nosotros?, hoy que ve a su hija con una vida muy activa, ha logrado responderse esta pregunta.
“A nadie se le da una carga que no pueda llevar, si nos tocó esta oportunidad es porque tenía recursos para salir adelante y no habló de lo material, me refiero a lo espiritual para tener la fuerza y la paciencia para apoyar y que logre sus metas”, comentó la madre de Beatriz.
Beatriz refleja en su sonrisa que disfruta todo con una intensidad, le gusta la música, baila y lo goza como nadie, vive cada momento con ímpetu increíble.
“Estoy muy orgullosa de ella, es mi maestra de vida, me ha enseñado que lo que conocemos como inteligencia no es tal, me he dado cuenta que la inteligencia es una habilidad de adaptarse y vivir la vida felizmente”, señaló su madre.