Nail Biting

Muchas personas tienen una costumbre compulsiva de morderse las uñas. Y a veces se convierte en una verdadera manía. Incluso tenemos un término médico especial para este trastorno mental – La onicofagia.

No sólo se ve muy feo por una parte, lo peor es que puede causar graves problemas de salud. A los 40 años de edad, el inglés John Gardner de Wigan incluso pagó con su vida, esta manía de morderse las uñas

John sufría de diabetes desde la infancia, que primero dio lugar a problemas en el corazón, y luego a una gangrena, que terminó en amputación. Debido a esto, el hombre cayó en depresión. Estaba nervioso y, a menudo involuntariamente mordía sus uñas.

En este caso, John fue tan lejos que tuvo que ir un par de veces al hospital con los dedos sangrando.

Sin embargo, incluso esto no paró al hombre. Debido a las constantes lesiones, los dedos se volvieron menos sensibles, por lo que John se mordía cada vez más las uñas hasta hacerlas sangrar. Naturalmente, él no fue al hospital para curar estas hemorragias leves. Pero esto al final, le costó la vida.

El hombre infectó la herida, y le comenzó una septicemia. Sólo unas semanas después de su 40 cumpleaños, John murió de shock séptico.

Por supuesto, el mordisqueo de las uñas muy rara vez conducen a una sepsis, pero ¿vale la pena arriesgar tu salud?