Pasó de ex alcalde a fabricante de queso

La constancia ha sido la clave del éxito.

SACRAMENTO COAH.- Para Ricardo Ovalle Barboza y su esposa Sandra Luz Ramos Nájar todo tiene su tiempo en esta vida y por lo tanto hay que aprovecharlo y vivirlo.

En el 2004 ambos fundaron la empresa Lácteos Sacramento que comenzó con 600 litros de leche y hoy día procesa alrededor de 12 mil litros por semana, todos provenientes de Torreón Coahuila, el incremento en la materia prima fue que tanto el queso asadero como canasta tienen mucha aceptación en la Región Centro del Estado.

Ubicada en el primer cuadro de la ciudad la pequeña empresa da trabajo a cinco empleados a la vez padres de familia que de ahí obtienen en sustento para esposa e hijos.

“Es una actividad noble y bonita, trabajar con la leche y los derivados de está garantizando al cliente que los productos que aquí se fabrican son de la más alta calidad y cien por ciento naturales nos compromete más a hacer las cosas bien o excelentes para no perder el gusto y preferencia de la gente” dijo Ricardo.

Sin embargo el dueño del negocio reconoce que enfrenta el reto del costo por litro de leche el cual está en siete pesos con noventa centavos, cantidad elevada en comparación a los cinco pesos que pagaban por ella.

“Nos gusta más la leche de Torreón porque es de mejor calidad, aunque es más cara, es más “gruesa” no está rebajada o delgada con agua como se ve en otros lados y eso garantiza el resultado del producto y rinde más”, comentó.

Mientras recorre las instalaciones de la quesería dice que están trabajando muy duro para adquirir la maquina con la que se fabrica la crema ya que es un producto que les solicitan mucho y que de consolidarse el proyecto se comprometerán a elaborarla con la más alta calidad.  La máquina para elaborar la crema tiene un costo de 80 mil pesos.

Al hablar de que es un negocio familiar dice que si lo es porque en tanto que él está al pendiente de la producción del queso, su esposa Sandra Luz se encarga de venderlo o llevarlo a los depósitos para la distribución, sobre todo trabajan duro los fines de semana debido a que la mayor parte el producto lo llevan a vender a las pulgas que se instalan en Monclova, en la colonia Hipódromo por citar un ejemplo.

Al principio del año 2000 Ricardo Ovalle Barboza cuya profesión es Médico Veterinario Zootecnista se desempeñó como Alcalde de esta pequeña comunidad convirtiéndose en reconocido recalcitrante priista y político, siempre al lado estuvo su esposa, pero al cuestionarle respecto a esta faceta de su vida dice que para todo hay un tiempo y es bueno dar paso a las generaciones futuras.

“Fue para mí muy satisfactorio servir como alcalde de mi pueblo, para todo mi familia estuvo conmigo pero son tiempos que ya pasaron y la vida tiene que seguir por lo que ambos optamos por poner este negocio en el cual nos ha ido muy bien, es decir que me aparte de la política para dar paso a otras personas porque todo tiene su tiempo pero también para seguir trabajando por el bien de mi familia, dos hijas y un hijo y seis nietos que Dios nos dio”.

La meta del matrimonio Ovalle Ramos es expandir el negocio, para lo cual se requiere ser más constante aun y conservar la fama que desde un principio le dieron sus clientes de ser quesos cien por ciento naturales, libres de conservadores que se pueden consumir con toda confianza. Fama que le deben al consumidor.