Policías con cámaras en Piedras Negras

Las prácticas y mecanismos para monitorear y supervisar los servicios policiales han evolucionado drásticamente en las últimas décadas, el uso de cámaras en la Policía comenzó a intensificarse particularmente en los Estados Unidos (y de alguna forma también a nivel internacional), cuando el Poder Judicial de aquel país ordenó la portación de cámaras individuales como parte de un esfuerzo para prevenir la discriminación racial por parte de la Policía de Nueva York.

Asimismo, a mediados del 2015, el Grupo de Trabajo del presidente Obama para la supervisión policial del Siglo 21 –creado ante el notable aumento de casos de abuso policial– anunció la distribución de US$75,000,000 en recursos federales a policías locales a fin de que éstas adquirieran dichos equipos.

Junto con otros ejemplos, estos anuncios detonaron el interés dentro y fuera de Estados Unidos en torno a las implicaciones del uso de nueva tecnología de videograbación para transparentar y mejorar el desempeño policial.

La hipótesis principal es que al utilizar estos dispositivos se propicia la reducción de casos de uso excesivo de la fuerza. Se asume que esto ocurre debido a que ambas partes de la interacción policía–sospechoso, se adhieren a las normas sociales y mejoran su conducta cuando descubren que alguien les está observando.

En general, se asume que esta propuesta promueve la confianza y la legitimidad de la Policía. De ser cierto, esto bien podría ayudar a subsanar uno de los mayores retos en México, donde alrededor del 70% de los ciudadanos cree que su Policía local es corrupta o ineficiente.

Pero la tarea más difícil como comunidad es saber si estamos listos para interactuar de forma respetuosa ante la autoridad al momento de ser abordados para un cuestionamiento de rutina y facilitar su trabajo de patrullaje y vigilancia, que nos beneficia a toda la ciudad de Piedras Negras, la disponibilidad por parte del alcalde Claudio Bres y el comisario de la Policía Municipal, Humberto García, de tener un cuerpo policiaco confiable en servicio de la comunidad nigropetense, está expresada diariamente en sus actividades, ahora esperemos como sociedad tener la misma disponibilidad para respetar a la autoridad policial en sus funciones.