Se roba a niña de un hospital

El presunto delincuente llamó al 911 arrepentido, pidió a las autoridades que fueran por la menor; no encontraron nada

Un hombre llamó a la Comandancia para confesar que había secuestrado a una niña de un hospital.
PUBLICIDAD

Una misteriosa llamada por parte de un hombre que confesaba haber robado a una menor de nueve años de un hospital ingresó la noche de ayer en la radio de la Policía Preventiva, y movilizó a las autoridades locales y de Ciudad Frontera, pues el supuesto roba chicos dio la dirección exacta para que recogieran a la niña, pues se decía arrepentido.
Como sacada de una escena de una película de terror, fue alrededor de las 23:32 horas, cuando el supuesto secuestrador llamó a la jefatura de Policía asegurando que tenía a una niña de nueve años, a la que se había robado de un nosocomio.

De manera terrorífica, el autor de la llamada dio órdenes a las oficiales encargadas de la radio que no intervinieran el teléfono y que no lo pusieran en alta voz, sino la menor pagaría las consecuencias. El tipo wuna conocida actriz de telenovelas, y usaba un vestido de color azul.
“No quiero problemas, les voy a entregar a la niña porque ya me arrepentí, solo hagan lo que les digo y todo saldrá bien, nadie va salir lastimado, solamente no me detengan” eran las palabras del supuesto secuestrador de infantes.

También puedes leer: Dan último adiós a empleado de Cinépolis

El tipo dijo que tenía a la menor en un domicilio localizado sobre la calle Melchor Múzquiz, marcado con el número 1128, de la Zona Centro, de Ciudad Frontera, por lo que rápidamente, el reporte fue canalizado a la Policía Preventiva de la Ciudad del riel, pues temían que la menor estuviera en riesgo.

Aunque los oficiales se desplegaron a dicho domicilio, al revisar se percataron que todo estaba en orden, por lo que regresaron la llamada al número que quedó grabado, al ser utilizado por el roba chicos, quien de nueva cuenta erizó la piel de más de un elemento, pues al atender la llamada mientras continuaba dando instrucciones, se escuchó el llanto de una pequeña que pedía a gritos auxilio.
Las autoridades se mantuvieron en alerta y aunque reforzaron la vigilancia en el mencionado sector, no se descartó que todo pudo haberse tratado de una broma de mal gusto.