La senadora Adriana Dávila advirtió que el Estado sólo ha combatido este delito de manera parcial y con políticas públicas insuficientes.

“Ya planteamos un punto de acuerdo para que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos verifique y haga, evidentemente, las recomendaciones que correspondan al Estado mexicano por el incumplimiento de la política pública en la materia”, afirmó.

La legisladora panista, presidenta de la Comisión Contra la Trata de Personas de la Cámara altaarticipó en el Conversatorio de Trata de Personas desde una Perspectiva Internacional, que tuvo lugar en el recinto legislativo.

Acusó que en México sólo se emiten sentencias mínimas, que en realidad sólo son la última parte de la cadena delincuencial, pues si se combatiera eficazmente, la trata no existiría.

La legisladora advirtió que de nada sirven las iniciativas de ley, si no se da un seguimiento a la aplicación de la ley y no se establece una política pública integral y eficaz, que considere la supresión de las condicionantes de este delito como la discriminación, la pobreza y la coordinación eficaz entre los distintos ámbitos y niveles de gobierno.

Al encuentro acudieron especialistas en el tema como Siobhán Mullaly, del grupo contra la Trata de Seres Humanos del Consejo de Europa, y Mayka McAdam, experta en derechos humanos.

Durante su intervención, Mullaly planteó la necesidad de que en los juicios sobre la trata se respete el debido proceso, tanto de los indiciados como de las víctimas, ya que ambos tienen derecho a un juicio justo.

Los especialistas calificaron a la trata como un delito “terrible” y “horroroso”, por lo que llamaron a hacer algo para frenarlo, ya que México se encuentra entre los 25 países del mundo con más casos, específicamente, con fines sexuales o de trabajo forzado.

Excélsior