Como cada día de lluvia, vecinos de la Zona Centro de la ciudad se mantienen a la espera de que el departamento de Protección Civil de la ciudad lleve a cabo alguna acción que les garantice que las viviendas que se mantienen en ruinas son seguras para quienes a diario transitan cerca de las mismas.

Y es que las actuales condiciones climatológicas solo empeoran el panorama que se ha visto reflejado de igual manera desde hace ya varios años, dejando a la deriva los desperfectos en estas por el abandono que presentan.
Por su parte, el director de Protección Civil Carlos Herrera en reiteradas ocasiones ha declarado que muchas de estas viviendas se mantienen bajo procesos legales que impiden ser derrumbadas pese a presentar un peligro para la sociedad.
Y es que las constantes lluvias típicas de estas temporadas solo agravan más el problema e incrementan las posibilidades de derrumbe, pues muchas de estas ya presentan serios problemas de cuarteaduras e inclusive caída de trozos de concreto ya sea del techo o de las paredes.
Tan solo en la Zona Centro de la ciudad, se mantiene un número elevado de viviendas de este tipo y aunque muchas mantienen el letrero de “se vende” no se ha podido comercializar ninguna, por lo que el peligro de derrumbe en la zona sigue latente.
Carlos Herrera señaló que será durante los próximos días que se trate de llegar a un acuerdo con los propietarios de las mismas haciéndoles ver el peligro que estas representan en la zona.