Siguen abusos policiacos amparados en capuchas

La CDHEC ha recibido un total de 35 quejas

Policías municipales realizan detenciones arbitrarias mientras cubren sus rostros con capucha.

“¿En manos de quién estamos?” es el clamor generalizado de ciudadanos tras detenciones arbitrarias por parte de elementos de Seguridad Pública Municipal, quienes utilizan capuchas para cubrir su rostro.

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila persigue 35 quejas en contra de elementos de Seguridad Pública en la Región Centro, tan solo en el municipio de Monclova son 9 los casos de policías que han sido denunciados por ejercer detenciones arbitrarias, lamentablemente no han podido ser identificados porque utilizan capucha.

“Se presenta una problemática desde que se identifica la corporación por la patrulla, el número de unidad, pero los elementos preventivos siempre andan cubiertos, circunstancia que no debe de acontecer, las disposiciones refieren que deben de portar su gafete de identificación con su nombre en la placa a la vista, pero resulta contradictorio al cubrirse el rostro”, manifestó el cuarto visitador regional de la CDHEC, David Corrales García.

Cuarto visitador regional de la CDHEC, David Corrales García.

En lo que va del año la CDHEC cuenta con un total de 152 quejas, solo 124 son competencia de esta Comisión. Son 100 las quejas en contra de corporaciones, de ellos 35 quejas son en contra de corporaciones policiacas de municipios de la Región Centro, un total de 16 son en contra de la Policía Investigadora, 22 en contra de ministerios públicos, 18 de Fuerza Coahuila y 9 GATEM.
Del total de 35 quejas de policías preventivos, un total de 9 son de Monclova, 7 en Castaños, 11 Frontera, 1 Cuatro Ciénegas, 1 San Buenaventura 1 Lamadrid, 2 Ocampo, 2 Nadadores y uno más en Sacramento.

Detalló son detenciones arbitrarias, lesiones, allanamiento de morada y amenazas, como servidores públicos no tienen por qué portar una capucha, pues se presta a malas interpretaciones.
“Nosotros no tenemos nada en contra de corporaciones reconocemos la importante labor, pero es un descontento generalizado de la ciudadanía en el sentido de “¿en manos de quién estamos?” así mismo cuando se detiene a alguna persona de forma irregular, la persona trata de tomar evidencia con su celular y las corporaciones les quitan el dispositivo móvil y muchas de las veces ya no se los regresan”, finalizó.