Una porrista apasionada

PUBLICIDAD

Todo comenzó como un juego, pero animar y bailar la llevó a representar a Coahuila en los mejores eventos de talla nacional.

Valeria Esquivel Vázquez nació el 13 de agosto del 2009, es la hija mayor de Juan Antonio Esquivel y Nohemí Vázquez, y tiene como hermanos a Javier y Santiago.

Actualmente tiene 10 años, vive en la colonia 288, estudiará sexto grado en la Escuela Juan de la Barrera y proviene de una familia beisbolera.

Como es la única hija, sus padres decidieron que debía convivir con más niñas, buscaron opciones de algunos deportes y optaron por porra y baile. Fue a los tres años cuando la inscribieron en la JC academia y comenzó a aprender lo básico de esta disciplina.

Para ella era un juego, convivía con sus compañeras de la misma edad y se divertía, y a su vez admiraba las rutinas de las porristas más grandes.

Con el paso del tiempo, se enroló con las prácticas, mejoró cada vez más y se volvió independiente. De inmediato, montaron una excelente rutina, se aprendió cada paso y movimiento.

Su primera competencia fue en el nacional de la Organización Nacional de Porra (ONP) en la Ciudad de México en el 2013, dentro de la categoría mini porra.

La rutina consistió en bailar durante tres minutos con aspectos de gimnasia y cargar, y junto con sus compañeras lograron el segundo lugar nacional. Lo que más le gustó, a parte de su vestuario, que fue negro con dorado, es convivir con más porristas de diferentes Estados y conocer otros lugares.

“Su participación fue muy emotiva, no estuvo nerviosa al igual que sus compañeras. A pesar de su corta edad y que estaban llenas las gradas, dominaron el escenario. Ella se motivó mucho para seguir practicando”, expresó la orgullosa madre.

A su regreso, participó en una serie de exhibiciones y torneos locales que le permitieron adquirir más experiencia en el entarimado.

Otra de las competencias relevantes fue la Copa Infinity Championship 2014 de Mazatlán, nuevamente en la categoría Mini porra, esta vez obtuvo el primer lugar.

Por circunstancias de distancia, tuvo que cambiarse de academia en el 2016 y se inscribió a una más cerca a su casa.

Durante varios meses, mantuvo su ritmo de entrenamiento y decidió probar suerte en la modalidad de baile para participar en el Nacional Infinity Championship de Mazatlán en el 2017.

En la categoría pompones ocupó el segundo lugar y en hip hop se lució con su rutina para coronarse campeona nacional.

“Es una niña muy disciplinada, la porra la está ayudando a madurar. Es muy responsable, combina el deporte con la escuela. Tiene el apoyo de toda la familia, es complicado viajar constantemente y realizamos actividades para sacarla adelante”, detalló Nohemí Vázquez.

En el 2018, se cambió nuevamente de academia por las mismas circunstancias y pasó a Revolution, con quien retomó su entrenamiento en porra y participó en el Torneo CDLA de Nuevo León, donde demostró su nivel para quedarse con el primer lugar.

También participó en torneos locales de Monterrey y algunas exhibiciones en Monclova como parte de su preparación.

Para el 2019, regresó a su primera academia, su nivel se incrementó y se consolidó como una de las mejores porristas. Durante varios meses, se preparó para el Nacional de Cancún programado para la Semana Santa de este año, sin embargo, por la pandemia del Covid-19 se suspendió.

Hoy en día sigue entrenando en línea, espera regresar pronto a los escenarios y entre sus objetivos a largo plazo es conseguir una beca para estudiar una carrera en otro Estado del país.