Venden cohetes en redes sociales

A través de redes sociales se están ofreciendo.
PUBLICIDAD

Aún y cuando la venta de cohetes está prohibida, la ciudadanía se las ha ingeniado para seguir con el negocio clandestino ofreciendo el producto mediante cuentas falsas en redes sociales y hasta por whatsapp.

La búsqueda de cohetes por parte de algunos ciudadanos ha sido exhaustiva, en años anteriores la venta de estos productos continuaba aún y cuando estaba prohibido pues no faltaba el pequeño negocio que los comercializara aunque fuera en pequeñas cantidades y no tan riesgosos.

El director exhortó a los padres estar al pendiente de sus hijos.

Pero este año, no se ha detectado negocio en donde los vendan, lo que si es que a través de redes sociales la gente se ha mostrado muy interesada en adquirir estos cohetes que por seguridad fueron prohibidos y para los que se requiere u permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En los grupos de Negocios Monclova-Frontera  y a través de whatsapp se ofrecen paquetes de cohetes que varían desde los 250 pesos  hasta los 150 pesos dependiendo del tipo de proyectiles.

Ofrecen cañones, palomitas, cebollitas, chifladores entre otro tipo fuegos pirotécnicos con los que ciudadanos se divierten y celebran la llegada de la navidad o de año nuevo.

Agustín Ramos, director de Protección Civil mencionó que la venta de este producto se canceló luego de que se presentaran muchos accidentes sobre todo en menores de edad que no eran supervisados por sus madres mientras se divertían con los proyectiles.

“En estos días no se debe usar pirotécnica sobre todo porque se pueden generar accidentes, además de que asusta a todas las mascotas de la ciudad y hay muchos que hasta mueren, en dado caso que compren pirotecnia que los papás no suelten a sus hijos y que tengan cuidado”, comentó el director.

Dijo que la comercialización de pirotecnia a través de redes sociales es difícil controlar por ello invitó a los padres de familia a realizar denuncias contra quienes están comercializando pues son merecedores a una multa que varía según la pirotecnia y la gravedad que tienen.