Nada mejor que terminar envuelto en llamas durante la celebración de tu cumpleaños. Un recuerdo para la inmortalidad.

Y si no lo creen, chequen lo que hicieron un grupo de jóvenes en Hyderabad, Pakistán, que lanzaron espuma en aerosol al rostro de Fayaz Ali Memon mientras él soplaba la bengala con la que le cantaron las mañanitas.

El chico de 21 años terminó lleno de fuego y, aunque pudo apagarlo rápidamente, tuvo que ser intervenido en un hospital.

sdpnoticias