Contactanos

Coahuila

Ayudó fusil mexicano a los alemanes

Yolo Camotes
Por Yolo Camotes - 02 agosto, 2021
Ayudó fusil mexicano a los alemanes

¿Sabía usted que la ingeniería mexicana estuvo presente durante la Primera Guerra Mundial en favor de Alemania?

La pregunta parece el comienzo de una película de ciencia ficción, pero es completamente verídica.

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, los observadores aéreos alemanes utilizaron un arma automática para pilotos modelo 1915 cuya empuñadura tenía grabada la leyenda: "Fusil Porfirio Díaz, Sistema Mondragón modelo 1908".

Se trataba de unas 3 mil de estas armas que llegaron a manos de la infantería alemana, posteriormente a la Fuerza Aérea y la Marina.

Se dice que el Barón Rojo las utilizó a bordo de su avión Albatros.

Pero ¿quién fue el creador de esta tecnología?

Nos referimos a Manuel Mondragón, nació en Ixtlahuaca, México de 1859, estudió en el Colegio Militar de Chapultepec, donde se especializó en artillería.

Completó su formación en Francia y volvió a México para trabajar en los establecimientos de materiales de guerra donde ganó renombre.

Se dice que hizo mejoras al armamento mexicano de la época. Entre 1882 y 1887, se embarcó en el diseño de un fusil capaz de disparar en modo semiautomático o completamente automático.

Porfirio Díaz, entonces Presidente Mexicano, apoyó el proyecto que de concretarse aumentaría el prestigio militar de nuestro país.

El arma que se pretendía construir, daría la posibilidad de que los soldados mexicanos pudiesen disparar 150 veces más rápido que sus enemigos.

Sin embargo, las instalaciones industriales mexicanas no estaban en condiciones de producir un arma tan compleja.

Se encomendó la fabricación a la empresa Suiza Schweizerische Industrie Gesellschaft, más conocida como SIG, con quien se firmó un contrato para fabricar este nuevo proyecto mexicano.

Cabe señalar que en ese entonces ningún otro fabricante le veía futuro a esta arma tan rápida.

El Rifle Mondragón funcionaba gracias a un revolucionario concepto: el aprovechamiento de los gases producidos por la quema de la pólvora en el momento del disparo.

Hoy la gran mayoría de fusiles de infantería usan el mismo principio, pero hasta bien entrado el siglo 20, no se consideraba demasiado útil por diversas razones, una de las cuales era que se creía que los soldados no mantendrían la disciplina y malgastaría las municiones al disparar tan rápido.

Tal vez consciente de esas limitaciones, Mondragón dotó a su rifle de la posibilidad de ser operado manualmente, accionando una válvula que desviaba los gases haciéndola más lenta.

Las primeras 50 unidades del rifle llegaron a México en 1893, fueron probadas dando resultados bastante satisfactorios.

Entre los años 1893 y 1896, Manuel Mondragón y el Coronel Suizo Edward Rubín, (inventor de la munición encamisada y co-fundador de la afamada empresa Schmidt-Rubin), colaboraron para crear un cartucho de alta precisión que se suponía tendría un mejor comportamiento balístico, en lugar de otras municiones más tradicionales.

Aprovechando el patrocinio estatal, se encargaron otros 200 rifles preparados para disparar esa munición experimental, los que llegaron a México en 1894.

Tras las pruebas iniciales, el Gobierno Mexicano firmó un contrato en1908 para que SIG fabricara 4 mil rifles Mondragón.

Estas armas llevaban grabada la leyenda "Fusil Porfirio Díaz, sistema Mondragón Modelo 1908".

Los primeros 400 rifles llegaron a México en 1911, coincidiendo con el abandono forzado del poder de Porfirio Díaz y con una mejora sustancial de la industria armamentística mexicana que permitiría ya fabricar aquí el mismo fusil Mondragón.

Con la llegada del nuevo Gobierno de México, se rompió el contrato con SIG, dejando a la empresa con 3 mil fusiles automáticos en sus almacenes.

Fue hasta que estalló la Primera Guerra Mundial que los alemanes compraron todas las armas que pudieron, incluso aquellos Rifles Mondragón 1908 que tenía SIG en sus bodegas.

Estos rifles completamente automáticos, "sacaron del paso" a los alemanes hasta que pudieron fabricar verdaderas ametralladoras adaptadas al combate aéreo.

A partir de 1911, los Fusiles Mondragón 1908, empezaron a fabricarse en México y estuvieron en producción hasta 1943, se hicieron algunas mejoras que permitirían alimentar el arma con cargadores de 10, 20 y hasta 30 municiones, como los utilizados por los alemanes en la Primera Guerra Mundial.

También se produjo una versión ametralladora ligera y cargador de 100 municiones.

Algunos fusiles fueron vendidos a países sudamericanos como Perú, Brasil y Chile en pequeñas cantidades.

Posteriormente se vendió la licencia de fabricación a Alemania, entonces Austria y Japón, produjeron bajo licencia, unas cinco mil unidades más que abandonaron debido a su complejidad de manufactura.

También se exportaron hacia la República de China para el gobierno de Xiang Yang Chen, y así llegaron al Ejército de Liberación Popular donde se mantuvieron en servicio como armas de segunda línea hasta finales de la década de los ochentas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se entregaron los Mondragón 1908 a los cuerpos auxiliares de las Waffen SS, algunos llegaron a los soldados franceses de Vichy y al ejército colaboracionista Lituano.

Más tarde, al final de la Segunda Guerra, fueron utilizadas en la batalla final de Berlín.

Algunas fuentes citan que en total se fabricaron un millón 175 mil fusiles con la tecnología Mondragón a lo largo y ancho del mundo.

Se dice por ahí que el Fusil Mondragón era muy preciso y los alemanes les dotaron de mira telescópica para su uso por parte de francotiradores.

Al día de hoy, los Mondragón sólo son usados con fines ceremoniales, pero no cabe duda que el Fusil Mondragón 1908, fue el primer fusil automático producido en serie para armar a un ejército regular.

Este fusil marcó pautas adelantadas a su tiempo y a pesar de encontrar una férrea resistencia por parte de las mentes militares conservadoras, acabaron imponiéndose hasta nuestros días.

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

    El fusil era accionado por los gases del disparo, mediante un cilindro y su respectivo pistón, algo bastante habitual hoy en día pero muy inusual para su época

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

    El Mondragón era tan preciso, que la Wehrmacht le agregó una mira telescópica y lo empleó como fusil semiautomático de francotirador durante la Segunda Guerra Mundial.

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

    El Mondragón es el primer fusil semiautomático y automático en ser adoptado como arma estándar en un ejército con lo que México fue pionero en utilizar un arma personal semiautomática y automática.

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

    Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Alemania compró a la SIG lo que quedaba del lote de fusiles que no había sido enviado a México y los suministró a su infantería, que encontró problemas debido a que el mecanismo del fusil era muy susceptible a bloquearse con el lodo y la tierra que había en las trincheras.

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

    El fusil Mondragón era accionado por los gases del disparo, pero podía funcionar como un fusil de cerrojo si se cerraba la válvula montada en el tubo de gases. Empleaba dos modelos de bayoneta, una tipo cuchillo y otra tipo espátula.

  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes
  • Ayudó fusil mexicano a los alemanes

Artículo Relacionados