Denuncian despido y terminación injusta

PUBLICIDAD

Una amarga navidad vivirán dos ex trabajadores de la empresa BENSA, que después de estar incapacitados fueron llamados por la empresa para comunicarles su baja, sin cubrir su finiquito de acuerdo a la ley.

Con una gran desesperación, Lauro Flores Canales y Olga Lidia Covarrubias Rodríguez, denunciaron el abuso, ya que el día de ayer los llamaron para darles a conocer que estaban fuera de la empresa, uno de ellos terminado con 600 pesos por tres años de trabajo y a la otra extrabajadora le ofrecieron 5 mil pesos por el mismo período.

En el caso de Lauro Flores, sufrió un accidente el pasado 8 de octubre del 2016, que ante una mala atención en la Clínica 7 del Seguro Social resultó con secuelas que le imposibilitó movilidad en el brazo izquierdo.

Mencionó que tras ser enviado para una operación, se le negó debido a que padece de hipertensión, por lo que el médico a quien solo identifica como el doctor Rodríguez se negó a realizar ante el riesgo que representaba.

“Requería que me pusieran unos clavos, pero me dijo que corría el riesgo de quedarme en la plancha, por lo que dijo que no se iba a arriesgar y no me operó y se me quedó el brazo en estas condiciones (sin movilidad)”.

Durante los primeros meses el IMSS extendió incapacidades, pero ante el argumento de que ya eran muchas incapacidades se las retiraron y prometieron que iniciaría el proceso de pensión, lo cual aún no se concreta a más de 8 meses.

Desde el mes de marzo no recibe incapacidad por lo que no cuenta con recursos, así como tampoco de la empresa, y el día de ayer le informaron de su baja, en donde únicamente le darán la cantidad de 600 pesos.

En el caso de Olga Covarrubias, quien laboró en el área de intendencia, señaló que el 13 de junio de este año tuvo un accidente en donde se quebró el pie izquierdo con una rueda de fierro que utilizan en la empresa, lo que le dañó los huesos y nervios, por lo que tiene que caminar con apoyo de un bastón.

A ella se le informó que será dada de baja y que únicamente le pagarían 5 mil pesos por 3 años, mientras que el Seguro Social otorga una incapacidad del 15 por ciento, a pesar de ser un accidente de trabajo.

Ambos, ya adultos mayores denunciaron a la empresa por su despido injustificado, ya que están fuera de ella por incapacidades, pero a pesar de ello se les finiquitó con una mínima cantidad.

Ayer realizaron la denuncia en contra de la empresa, así como del instituto que a pesar de las condiciones en las que están ya no les dio incapacidades y tampoco les otorga su pensión.