Contactanos

Coahuila

“Fue mi peor pesadilla”

Habla uno de los más golpeados en el Centro de Rehabilitación Escudo de Salvación A.C Libérate

Por Mónica Meza - 11 julio, 2022 - 11:47 p.m.
“Fue mi peor pesadilla”Vivió una verdadera pesadilla.

Uno de los hombres agredidos físicamente dentro del Centro de Rehabilitación Escudo de Salvación A.C Libérate, habló sobre la peor pesadilla que ha vivido, los últimos momentos que pasó junto a Jesús Alfredo Salayandia “El Jesse” y señaló que los responsables son los seis hombres que la autoridad presentó pero faltan más, además de qué pidió asilo político en el extranjero.

“Me golpearon por defender a Jesús que en paz descanse, traté de apaciguarlos lo más que pude, no me gustaba que se pasaran de lanza, él perdió la vida y a mí me destrozaron la quijada, la mandíbula, me tumbaron todas las muelas”, comentó mientras recordaba esos momentos.

Dijo que a él lo tenían amarrado, estaba hincado, recuerda que el dueño del anexo les hizo una video llamada y pidió a los encargados que a él y al Jesse le quebraran las manos y los pies, dijo que sí los mataban él acomodaba las cosas.

Días antes Jesse le había contó que no quería perder a su familia por culpa de las drogas y que quería rehabilitarse que por eso había aceptado estar ahí pero cuando vio los malos tratos, quiso irse pero no lo dejaron, fue por eso que empezó todo.

 Los encargados empezaron a golpear a Jesse frente a todos para que todos vieran que eso les pasaría si querían irse del anexo.

“Pero pues sí se pasaron de lanza, yo traté de defenderlo pero nos encerraron en un baño y ahí nos empezaron a golpear, a mí me destrozaron la quijada, se me caía sola, me escurría sangre de la boca, me desmayaron varias veces por las patadas en la cara”, comentó el informante quien apenas tenía dos meses en el interior del anexo.

Veía como golpeaban a Jesse y luego se empezó a poner pálido hasta que ya no reaccionó, les pidió que pararan, que ya estaba muerto, que ya no le pegaran y le decían “A ti que te valga preocúpate por ti, de aquí sigues tú”.

Mientras lo golpeaban en su mente estaba la idea de que realmente lo iban a matar, no podía ni hablar, aunque lo veían sangrado de la boca, ni eso impedía que dejaran de pegarle, otro compañero lo defendió y le dijeron que mejor se preocupara por él, pero cuando vieron que Jesse ya había muerto, dejaron de pegarle a ambos.

Hubo un momento en que se desmayó por completo, cuando despertó vio a los elementos de la Fiscalía General del Estado en el interior del anexo, menciona que sintió alivió, le ayudaron, lo sacaron de ahí y le dijeron que ya no seguirían pegándole, se sintió protegido y se dio cuenta que ya todo había pasado, después de eso lo llevaron a recibir la atención médica particular.

COMO VIVÍAN EN EL ANEXO.

Señaló que eran cerca de 160 hombres, casi todos dormían en el piso todos amontonados, excepto los servidores que ellos sí dormían en cama,  a veces les andaba del baño y no los dejaban ir, tenían que aguantar hora de lo contrario los golpeaban, sí la familia les mandaba comida, tacos, hamburguesas, cigarros, no se los daban.

Teme a represalias por parte del encargado quien les dijo que los cargaría la chin… y que los iban a matar.

LOS PRESENTADOS ANTE EL JUEZ SÍ SON CULPABLES.

Aseguró que los seis hombres presentados ante el juez sí participaron en las agresiones pero son más, son entre 20 y 30 hombres los que los golpearon y son cerca de 10 o 12 los hombres que fueron golpeados.

Señaló que él ya interpuso una denuncia y lo hizo por su compañero que perdió la vida a quien reconoció como un hombre serio, humilde, respetuoso y que no le gustaban las injusticias, no merecía morir de esa manera, tenía familia, tenía a sus hijos y le quitaron la oportunidad de ser feliz.

Espera que se haga justicia y que se cierren esos lugares pero sobre todo que los responsables paguen y aunque tiene temor exhortó al resto de los internos a que denuncien para que la autoridad actué.

Indicó que él pidió asilo político en Estados Unidos de América pues lo último que quiere es quedarse aquí donde su vida está en riesgo.

infografias
Artículos Relacionados