Matan a ‘pepito’ de 40 puñaladas

Lo tiró a un bote tapado con bolsas de plástico.

La necropsia de ley practicada al cuerpo de ‘Pepe’ reveló que murió a consecuencia de un shock hipovolémico secundario a una herida por arma blanca, penetrante en la región cervical.
PUBLICIDAD

Un hombre fue asesinado de 40 puñaladas por su vecino al interior de su ubicada en la calle Río Lerma de la colonia Las Flores, y tras acabar con su vida, limpió la escena y escondió el cuerpo dentro de una caja de plástico. El presunto homicida fue asegurado por la Policía Municipal ante quien alegó haberlo matado sólo porque días atrás, lo había agredido verbalmente.

Cerca de la medianoche del domingo, luego de descubrir el crimen, Armando Carrizales Luna, de 52 años, padre del presunto responsable, pidió apoyo de la Policía mediante el 911 afirmando que dentro de su casa marcada con el número 1305 estaba el cuerpo de un hombre.

Al llegar a la casa, los uniformados confirmaron el hallazgo del cadáver de un hombre joven que vestía playera de color naranja, pantalón de mezclilla azul, el cual usaba botas de color café.

Las autoridades acordonaron el área y aseguraron a Raúl Armando Carrizales Menchaca de 32 años, quien confesó haber asesinado a su vecino José Emilio García Ibarra, mejor conocido como ‘Pepe’ o “Pepito”, un joven de 32 años que, según sus vecinos era muy tranquilo a pesar de sus problemas de adicción. Agregó que cerca de las 15:45 horas del sábado, cometió el artero crimen luego que días atrás lo agredió verbalmente.

Raúl aceptó haber limpiado la casa luego de asestarle 40 puñaladas a José Emilio, principalmente en el cuello y otras más en el abdomen, y finalmente lo escondió dentro de una caja de plástico, cuya tapa cubrió con bolsas de hule negro que sujetó con cinta adhesiva. 

Detectives de la Agencia de Investigación Criminal realizaron las diligencias correspondientes mientras que el personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado fijaba la escena y recabaron evidencias, entre ellas, la caja que contenía el cuerpo ensangrentado de ‘Pepito’, como era conocido por sus vecinos.

Tras darse fe del deceso de José Emilio, su cuerpo fue trasladado al anfiteatro para los trámites de rigor mientras que Raúl fue trasladado a la Comandancia Municipal, para ser posteriormente consignado ante el Ministerio Público bajo el cargo de homicidio.