Contactanos

Coahuila

"No tuve tiempo de llorar"

Griselda vivió una severa lucha contra el cáncer y logró sobrevivir, ahora con su historia concientiza a las demás mujeres.

Azucena Tenorio
Por Azucena Tenorio - 18 octubre, 2021 - 11:31 p.m.
"No tuve tiempo de llorar"
"Nunca pensé en que no podía, no tuve tiempo de llorar, solo en que todo saldría bien y a echarle todas las ganas del mundo", dijo Griselda Cortés.

Vence al cáncer más agresivo y ahora Griselda Cortés González, busca concientizar a las mujeres sobre la detección oportuna en el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama. "No tuve tiempo de llorar, solo podía pensar hacia adelante", externó la trabajadora de la salud.

Es enfermera general de la Clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social, fue diagnosticada con cáncer de mama el 12 de octubre del 2020 a la edad de 47 años de edad, era un cáncer triple negativo en su mama derecha, de los más letales que existen.

Relató a periódico La Voz que se contagió de Covid-19 mientras laboraba, terminó su cuarentena y un día al estar en su casa, notó que sus mamas se le habían endurecido luego de bañarse como si estuviera lactando.

"Ese síntoma no es común a lo que nosotros publicamos cuando hacemos promoción a la salud, fue un síntoma muy diferente a lo que nos explicaron. Al siguiente día me hice una mastografía y fue donde me di cuenta que era cáncer, estaba entre etapa 3 y 4".

Siguió buscando más información al respecto y se contactó con una clínica de mama en la Ciudad de México que es de alta tecnología, además de la clínica de detección y diagnóstico en Saltillo perteneciente al IMSS. A los pocos días, le realizan nuevamente los estudios de mastografía, ultrasonido, y biopsia, cuatro días después le dicen que es positiva a cáncer.

"Lo primero que hice fue pensar hacia adelante, que voy a hacer y cómo le voy a hacer. Nunca pensé en que no podía, no tuve tiempo de llorar, solo en que todo saldría bien y a echarle todas las ganas del mundo. Tengo 4 hijos varones, uno de ellos se deprimió pero les dije que iba a estar bien y les expliqué todo respecto al cáncer y su tratamiento".

Rápidamente inició protocolo en la Clínica 7 del Seguro Social ya que su médico Esem Cavazos le diagnostico que era quirúrgico, fue quien le realizó la mastectomía de su mama derecha, 13 días después le retiró el drenovac, posteriormente, el 18 de noviembre comenzó su primera quimioterapia.

En total se le aplicaron 8 quimioterapias, 4 rojas y 4 blancas, las rojas son más agresivas y las blancas son leves. Dentro del proceso se le realizó un ultrasonido superior e inferior, otro de abdomen, pélvico, además de un anagrama y tomografía, a fin de detectar una metástasis y monitorear su salud.

"Mi última quimio fue el 12 de mayo, afortunadamente no presenté síntomas luego de las quimioterapias como es pérdida de peso, mis comidas eran normales, solo náuseas leves y con eso nos fuimos dando cuenta de la mejoría, sin embargo un alta la dan hasta los 5 años, ahorita estoy en monitoreo".

Su oncólogo Pablo Garza le recomendó un estudio de determinación genética, importante para pacientes como yo, en el Hospital Zambrano. Le realizaron una cirugía de prevención y una histerectomía más salpingoclestomía bilateral total, para reducir el riesgo de cáncer y que no llegue a aparecer en los ovarios, reduciendo el peligro al 95 por ciento y al 50 por ciento en su mama izquierda.

Logró incorporarse desde hace un mes a sus labores en la Clínica 7 del IMSS, atiende a las pacientes en el quinto piso, donde se ha dado cuenta que muchas mujeres ya no regresan por los resultados de sus estudios.

Señaló, como trabajadora le da tristeza porque las pacientes acuden cuando ya tienen metástasis en su cuerpo, el cáncer alcanzó otros órganos como pulmones y los médicos ya no pueden ayudarlas.

"Quiéranse un poquito, cuídense y chéquense, todos los exámenes son gratuitos como el papanicolau y mastografía, hay que darle importancia y no esperar a que la enfermedad nos ataque".

Artículo Relacionados