Ultimo adiós a Andrea Sarahí

PUBLICIDAD

Una muy triste Navidad pasaron familiares de Andrea Sarahí Castillo Medrano, la joven de 16 años que murió en un choque en el bulevar Pape y que ayer fue sepultada; paradójicamente el día que su hijo cumplió dos meses de nacido.

Apenas el 25 de octubre, la joven se convirtió en madre, sin saber que semanas más adelante al salir con sus amigos, perdería la vida en un aparatoso accidente.

Cuando estaba en la secundaria 39 ubicada en Estancias, conoció a Érick, un joven con quien tuvo un noviazgo de tres años, quedó embarazada y vivieron juntos hasta el día que dio a luz, luego cada quien regresó a casa de sus padres.

Andrea vivía en la colonia El Pueblo con dos hermanas, ella era la segunda, la más consentida.

Tenía un carácter muy peculiar, siempre alegre, llena de vida, por el momento no se encontraba estudiando, pues solo terminó la secundaria por su embarazo, pero tenía planes de continuar sus estudios.

Ayer sus restos fueron velados en la Capilla Marsán del bulevar Harold R. Pape, sus familiares se mantuvieron herméticos, afirmando que la perdida de la pequeña Andrea es un golpe irreparable.

Luego, se trasladó el féretro a la iglesia San Francisco de Asís en la colonia El Pueblo donde en misa de cuerpo presente, un sacerdote dio la bendición a la menor de edad quien fue sepultada ayer mismo en vísperas de Navidad.