Periodico la voz
Periodico la voz
Coahuila

Último adiós al ‘Abuelo’

Por Lluvia Estrada - 13 enero, 2017
1 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
2 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
3 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
4 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
5 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
6 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
7 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
8 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
9 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
10 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
11 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
12 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
13 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
14 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’
15 / 15
Último adiós al  ‘Abuelo’

Amor al trabajo, esperanza y pasión por servir, fue el legado que dejó en vida José de Jesús Vargas Hernández “El Abuelo”, jefe de Seguridad Industrial de la empresa COIMSA, quien ayer fue despedido en una misa de cuerpo presente en su lugar de trabajo y ante todos sus compañeros que por más de tres décadas dejó más que su tiempo, su vida y todo su empeño.

No hay otra forma de recordarlo más que con cariño, y así fue la despedida. Con profunda tristeza y dolor “El Abuelo” ingresó a su empresa en un féretro de caoba, rodeado de flores, pero sobre todo, el respeto y admiración de sus amigos, verdaderos hermanos de trabajo.

“Por más de treinta años, fue un jefe de Seguridad Industrial que nos curó desde una pequeña herida hasta la mente con sus interminables charlas y gran sentido del humor”, declaró el ingeniero Armando Ponce.

“El abuelo” llegó a COIMSA en el año de 1987; pasó por muchos departamentos, entre ellos fue pailero, soldador y hace quince años empezó como encargado del área de Seguridad Industrial.

Sus amigos más allegados, los que lo acompañaron todos los días en su jornada, no pudieron faltar en este día tan especial. “Trabajaba con muchas ganas, era carismático, jamás andaba triste ni quejándose, no era solo nuestro jefe de seguridad; por sus consejos yo lo llegué a ver como mi padre”, asumió Servando López, colega del “Abuelo”.

En los ojos de quienes lo describieron, solo cabían lágrimas de tristeza ante su irreparable pérdida, las cuales eran interrumpidas por sonrisas, al recordar anécdotas.

Era padre de cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, a quienes los sacó adelante ante todas las adversidades de la vida, formándolos como buenos seres humanos, igual de entregados a sus labores.

Fue el pasado miércoles diez de enero, cuando al sentir una molestia en el pecho, solicitó permiso para retirarse a su domicilio y posteriormente acudir a un chequeo médico, sin embargo, mientras se encontraba descansando en su domicilio, lamentablemente dejó de existir víctima de un infarto.

“Cumplió con el lema de toda su vida, “yo no quiero irme a mi casa a descansar, quiero morirme trabajando” y así fue, hasta el último día quiso cumplir con sus labores, era nuestro Ángel de la Guarda”, describe Noé Licona compañero de “El Abuelo” en COIMSA.

El trabajo del señor José de Jesús, consistía en fomentar la cultura de prevención de accidentes en cada uno de los trabajadores de la constructora, iniciando desde las siete de la mañana en las áreas de Planta de Fabricación y Mantenimiento, verificando que se cumpliera con las normas y políticas de seguridad industrial.

“Si algún empleado se accidentaba, como en el pasado fue mi caso, no se separaba de nosotros hasta que nos curábamos y regresábamos a trabajar, nos ponía desde un curita hasta pastillas para todos los dolores”, declaró el señor Osvaldo Reyes, también empleado de COIMSA.

Un mariachi acudió a la misa, para cantarle a “El Abuelo” y recordarlo con alegría y también con mucho afecto, ese que le entregó a cada uno de los trabajadores de la empresa; el sacerdote que ofició la misa, Jorge salvador Guzmán, pidió a los presentes,depositar toda su confianza en Dios, para que les otorgue pronta resignación ante tan irreparable pérdida.

La emotiva misa fue oficiada por el padre Jorge Salvador Guzmán, y además de sus familiares, estuvieron presentes la licenciada Lulú Kamar, integrante del Consejo de Administración del Grupo Industrial Kamar; Omar Díaz Mirón, director general del GIK y Homero Chapa, director de Capital Humano, quienes recordaron con profunda estimación el legado de trabajo y compañerismo que dejó el entrañable “Abuelo”.

Fuiste un ejemplo de vida para nosotros. Tus compañeros de trabajo y todos tus amigos que convivimos contigo dentro y fuera del trabajo, te recordaremos siempre”.

Ing. Noé Licona

Supervisor de Planta de Fabricación

Empezó como un compañero y terminó como un amigo, una persona de gran sabiduría; solo me queda agradecerle sus consejos de trabajo”.

Tec. Jonás González

Supervisor de Seguridad

Fue un hombre de mucho ánimo, dedicado a su trabajo, activo, dispuesto a ayudar a sus compañeros y sobre todo, un vigilante siempre atento de la seguridad. Descansa en paz Abuelo”.

Ing. Eduardo Villarruel

Jefe de Seguridad y Medio Ambiente

Fuiste Una de las primeras personas que me enseñó lo que era COIMSA, y así lo hiciste por tantos años prácticamente a todos los que hemos formado parte de la familia COIMSA, resaltar la forma como nos ganaste a cada uno de nosotros, a grandes y a jóvenes, con tus experiencias, tus bromas, tu paso lento pero firme, ante todo. Nos dejas tu entusiasmo, tu fuerza, tu ímpetu, tu empatía con la gente, y ahora la tarea de mantener tu ejemplo. Hasta luego abuelo...”

Lic. Homero Chapa Jáuregui

Director de Capital Humano

El Abuelo, un gran ser humano como pocos he conocido, y un empleado siempre comprometido con la empresa”.

C.P. Francisco Ramírez

Jefe de Tesorería

Hoy es para nosotros un día muy triste, más que un compañero, fue nuestro abuelo; no concibo pensar en el Taller de Fabricación sin él. Mi más sentido pésame para toda su familia. Descanse en Paz”

Ing. Diego Pilar Meza

Spte. De Concursos y Contratos

Me acuerdo las largas pláticas que a veces tenía con él, sacó sólo adelante a sus hijos desde chiquitos, fue un gran padre de familia, de ahí mi admiración y mi respeto”.

Sra. Lupita SepÚlveda

Asistente de Gerencia