Periodico la voz
Periodico la voz
Mosaico

Aprendí a ser fuerte.- Amy

Por Agencia - 20 enero, 2017
Aprendí a ser fuerte.- Amy

TORONTO, Canadá.- De su padre, Richard, la actriz Amy Adams heredó el gusto por las artes, y de su madre, Kathryn, la fortaleza física y espiritual, pues fue fisicoculturista por más de una década.

“Mi papá es buenísimo cantando. Al salir del ejército se dedicó a cantar en bares, y en casa siempre había música que todos podíamos cantar. Él fue quien me introdujo al mundo de las artes. Apreciaba mucho el ballet, por eso me hice ballerina.

“Y de mi mamá ya no se diga. Es una mujer con un espíritu inquebrantable. Nunca se deja vencer y, a eso, súmale (que fue fisicoculturista). Nunca tuve un ejemplo típico en casa. Ella levantaba televisores y mesas, empujaba el automóvil, era la que tomaba licuados de proteína y hacía pesas en el patio”, contó Adams en entrevista.

Esto, añadió la estrella de Animales Nocturnos y La Llegada, fue esencial para su aprendizaje como mujer y como persona, pues siempre tuvo ejemplos de cordialidad y muy sanos, tanto cuando sus progenitores estuvieron juntos, como después de que decidieron separarse, cuando ella tenía 10 años.

“Aprendí a ser fuerte porque ambos siempre han sido fuertes de espíritu. Pero como me crié con mi madre, recuerdo perfectamente que siempre me inspiraba a ser físicamente potente, llena de vida, a ejercitarme.

“Hice mucho ballet, hice mucho baile tradicional, pero nunca terminó de llenarme. Cuando le dije que quería prepararme como actriz, le encantó la idea, pues dijo que era muy femenina y tenía un físico muy agradable para hacer papeles muy diversos”, puntualizó.

Adams, de 42 años y casada con el artista plástico y actor Darren Le Gallo, asegura que todos sus personajes son el resultado de su interminable inquietud por explorar las posibilidades de conocer a fondo al ser humano.

“En La Llegada interpreto a una mujer segura, curiosa, aventurera, y en Animales Nocturnos es perspicaz, dubitativa y sensual. No hay nada que me detenga cuando se trata de un personaje que me mueve, que me estremece”, apuntó Adams.

La mamá de Aviana Olea, de 5 años, comentó que, aunque su hija es su inspiración para crecer profesional y personalmente, sería un error creer que toda película que hace la concibe pensando en lo que su pequeña pudiera opinar de ella cuando sea mayor.

“Jamás pienso en eso, porque le restaría importancia a un personaje con base en algo que no ha sucedido, pues la niña es aún pequeña, y yo no sé qué le va a gustar o no. Yo quiero sentirme orgullosa de mi trabajo.

“El tiempo nos lleva a la evolución y, de lo que estoy segura, es que formaré a una niña capaz de tener un criterio propio. ¿Qué tal que cuando ya sea mayor mis películas le parezcan rosas o maravillosas? Uno nunca sabe”.

Adams compite este año por un BAFTA y un SAG Award por su papel de Louise Banks en La Llegada, y saldrá como Luisa Lane en La Liga de la Justicia, además de que para el 2018 estará en Desencantada, la secuela de Encantada.

ASÍ LO DIJO

Amy Adams, actriz

“Desde niña vi motivación, una constante búsqueda de conocimiento, y eso me ha llevado a apostar por papeles muy humanos”.

pie de foto