Retira Trump su reforma sanitariaNos quedamos cortos" Paul Ryan Presidente de la Cámara de Representantes

Retira Trump su reforma sanitariaNos quedamos cortos  Paul Ryan Presidente de la Cámara de Representantes
PUBLICIDAD

Paul Ryan canceló la iniciativa después de que el presidente le llamó por teléfono y le pidió que detuviera el debate sin llevarlo a votación

Washington, EU.- Los líderes republicanos retiraron abruptamente el viernes de la cámara baja su proyecto de ley de reforma sanitaria, a falta de votos y ansiosos por evitar una derrota humillante para el presidente Donald Trump y los líderes del Partido Republicano.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, retiró la iniciativa después de que Trump le llamó por teléfono y le pidió que detuviera el debate sin llevarlo a votación, de acuerdo con la portavoz de Ryan, AshLee Strong.

Justo un día antes, Trump había pedido una votación en la Cámara de Representantes. Dijo que si perdía el proyecto en votación, se enfocaría en otros temas.

Horas antes, la Casa Blanca dejó de expresar confianza en que tendría éxito la votación programada en la Cámara de Representantes sobre la propuesta de Trump para revocar la reforma de salud de su predecesor, Barack Obama.

El portavoz presidencial, Sean Spicer, dijo previamente que Trump cree que la Casa Blanca hizo “todo lo posible” para conseguir los 216 votos necesarios para que se apruebe una iniciativa que derogue la ley de salud conocida como Obamacare.

Varios legisladores en la cámara baja y sus ayudantes dijeron que el proyecto de ley no tendría apoyo suficiente para el momento en que se realizara la votación que Trump insistió en que se celebrara.

Se trató de una apuesta de alto riesgo político para Trump. El presidente había afirmado que terminó de negociar con los republicanos reacios y que había decidido seguir adelante con el resto de su programa, tanto si ganaba como si perdía esta batalla.

En una reunión en el Capitolio el jueves por la noche, miembros destacados del equipo del presidente habían dicho antes a los parlamentarios republicanos que Trump había decidido que el tiempo para negociar se había acabado.

En un bochornoso revés unas horas antes, los líderes del partido aplazaron de improviso una votación debido a la rebelión de conservadores y moderados que habría condenado la propuesta. Habían confiado en hacerlo el jueves, cuando se cumplía el séptimo aniversario de la aprobación de la emblemática reforma sanitaria del expresidente Barack Obama, que los republicanos han prometido anular desde ese mismo día.

No había pruebas de que la cúpula republicana hubiera recabado apoyos suficientes para sacar adelante su reforma sanitaria, ni tampoco de que su decisión de seguir adelante fuera una táctica para luego demorar la votación de nuevo en caso de necesidad.

Sin embargo, parecían confiar en que a la hora de la verdad hubiera suficientes rebeldes que optaran por no sabotear la ley, la joven presidencia de Trump y la capacidad de los líderes republicanos para marcar la agenda de la cámara con una dura derrota.

Incluso si se hubiera aprobado la propuesta, los republicanos afrontaban una batalla difícil en el Senado, donde conservadores y moderados también han amenazado con rechazar la ley.

SE ENFOCARÁ EN REFORMA FISCAL

Después de que fracasara su intento para modificar el sistema de salud de Estados Unidos, el gobierno de Donald Trump ha virado su atención hacia la reforma fiscal.

Trump y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijeron el viernes que el gobierno se concentrará ahora en lograr que el Congreso apruebe la iniciativa para una amplia reforma fiscal.

Nos quedamos cortos"

Paul Ryan

Presidente de la Cámara de Representantes