Ambientalistas acusan a Conapesca de extinción de vaquita marina

PUBLICIDAD

Agrupaciones ambientalistas exigieron la destitución de Mario Aguilar, titular de Conapesca y Pablo Arenas, director del Inapesca

CIUDAD DE MÉXICO

Agrupaciones ambientalistas exigieron la destitución de Mario Aguilar, titular de Conapesca y Pablo Arenas, director del Inapescapor boicotear los esfuerzos del gobierno mexicano para tratar de salvar a la vaquita marina de la extinción.

En conferencia de prensa, Miguel Rivas, campañista de Océanos de Greenpeace acusó a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) de negligencia en la inspección y vigilancia de las vedas pesqueras y la pesca furtiva en los mares de México, que directa o indirectamente pegaron en la población de esta especie exclusiva del Alto Golfo de California, de la que quedan menos de 30 ejemplares.

Aseguró que la situación que enfrenta la vaquita marina es síntoma de la sobreexplotación y anaquía que existe en la mayoría de las pesquerías del país, porque el modelo es obsoleto y sin una visión de sustentabilidad.

De acuerdo con el reporte de la Auditoría Superior de la Federación, dada a conocer en noviembre de 2016 , Conapesca sólo vigiló los periodos de veda de 16 de 40 especies; estas especies, en su situación como tal vedadas, sólo fueron fiscalizadas en un 40 por ciento”, detalló.

Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica acusó, por su parte, al Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), de llevar más de 10 años sin poder ofrecer artes de pesca alternativas para evitar la captura incidental de la vaquita marina.

Ahora se está trabajando con una nueva red que se llama suripera, que es una pequeña red que tampoco captura vaquitas, sin embargo, hasta el día de hoy su implementación y su uso en el Alto Golfo también ha sido un fracaso”, indicó.

Las organizaciones no gubernamentales, entre las que también se encuentran, Comarino, Teyeliz y Defenders of Wildlife, exhortaron al gobierno que regrese al sector pesquero a la cartera de medio ambiente, porque el responsable de la inminente extinción de la vaquita marina es Conapesca, que sólo tiene intereses comerciales.