Contactanos

Opinión

LOS MUERTOS SIN FUNERAL

Manuel Durán Flores
Por Manuel Durán Flores - 29 abril, 2022 - 11:38 p.m.
LOS MUERTOS SIN FUNERAL

LOS MUERTOS SIN FUNERAL

“Nada ha cambiado y sin embargo,  hoy todo existe de otra manera”  Jean Paul Sartre.

LO QUE LA PANDEMIA SE LLEVÓ

Luego de dos años de temor,  de encierro y mucha angustia la humanidad ve una luz al final de un túnel al cual no se le veía fondo, que parecía no llegar al final.

Fue hace poco más, poco menos de dos años que nos llegaba información de un pueblo del Oriente, WuHan China, un lugar a miles de kilómetros de distancia de nuestro país y que hablaba de un  inminente peligro al descubrirse allá un raro virus con múltiples efectos que conllevaba en muchos casos la muerte.

Fue cosa de un mes después de su aparición cuando los especialistas en virus le pusieron nombre: COVID-19.

Desde ese día en que las alarmas mundiales se encendieron cuando la humanidad perdió la calma, fue el tiempo en que ya no tendríamos paz y nuestro ritmo de vida no volvió a ser lo mismo, la rutina quedó atrás y ahora las familias enteras se concentraban en el seno de su hogar por exigencia de los Gobiernos.

Los vecinos que por años fueron invisibles por fin los veíamos cuando el aburrimiento nos llevaba a las ventanas a sacudir el tedio.

La pandemia nos obligó a otro estilo de vida, a capacitarnos para que nuestra relación con los nuestros fuera diferente, ya no hay abrazos, saludos de mano mucho menos los saludos de beso en la mejilla.

Gel en tus manos a la entrada de todas partes, incluyendo la toma de temperatura la cual es uno de los principales síntomas de un contagiado.

Hoy el mundo sin duda alguna ha cambiado, la escuela no es la misma con clases en línea, las reuniones son restringidas y lo peor la sensación de vivir como los judíos cuando en grupos eran llevados a su confinamiento en campos de concentración.

Así fuimos llevados en grupos a una vacunación contra el Virus que seguía matando gente en todo el mundo, filas de cientos de personas, con “sana distancia” para una vacunación masiva controlada por el Estado y manejada por la milicia.

Todos fuimos testigos de como el Covid se llevó personas de todas las edades las cuales por orden gubernamental fueron cremados sin la posibilidad de un funeral de acuerdo a las respectivas creencia religiosa, todos sin excepción fueron nuestros muertos sin funeral.

La embestida que el Covid dio al mundo entero nos dejó sin gran parte de la población, hoy no sabemos realmente cuánta gente murió y cuándo va terminar esta pandemia.

El Covid, sus variantes y el miedo siguen vigentes y aún no hay que cantar victoria pues se sabe que muchos países siguen en ese difícil trance.

México ha tenido sin duda una de sus peores crisis de salud debido al Covid 19 en sus peores momentos políticos pues para nadie es un secreto la forma tan ruin y deficiente en que desde la cúpula de Gobierno se dio manejo a este grave problema.

Fueron algunos Estados por ejemplo Coahuila en dónde por iniciativa propia y por le urgencia del momento se tuvo que poner manos a la obra, y dónde afortunadamente poco a poco se ha estado librando de este mal, pues nuestra entidad fue una de las que se mantuvo en semáforo amarillo y verde sintomatología inequívoca de que había control de esta pandemia.

No sé que nos aguarde el destino, si el virus tenga más etapas o nuevas versiones lo que si estamos ciertos es que al menos en Coahuila se tomaron las cosas con responsabilidad y hoy podemos decir, sin cantar victoria que estamos saliendo adelante con voluntad y apoyo, con energía y aplomo acatando las disposiciones de salud que nos rigen.

Hoy nos faltan muchos familiares, amigos y conocidos los cuales se ha llevado el Covid y a los cuales ni siquiera tuvimos oportunidad de poder despedir.

Hoy el mundo no es el mismo, las reglas, los momentos y nuestra convivencia ha cambio de forma radical...ya nada volverá a ser igual.

Artículo Relacionados