Celebran lectura con rosas

PUBLICIDAD

Día internacional del Libro
El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día en 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. La fecha también coincide con el nacimiento o la muerte de otros autores prominentes como Maurice Druon, Haldor K.Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla, Manuel Mejía Vallejo y William Wordsworth.
Fue natural que la Conferencia General de la UNESCO, celebrada en París en 1995, decidiera rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta fecha, alentando a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irreemplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. Respecto a este tema, la UNESCO creó el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de Literatura Infantil y Juvenil Pro de la Tolerancia.

Dinámica

Por eso, en el día de Sant Jordi los hombres regalan una rosa a las mujeres y las mujeres un libro a los hombres.

En ciertos países de Europa se acostumbra que en este día se regalan libros y rosas. Acá en México no se acostumbra eso, pero yo quise retomarlo, entonces en la compra mínima de 50 pesos de un libro se les regala una rosa u otro libro de cierta selección. Esto fue un poco para estimular la compra y de alguna manera el hábito de la lectura también. Esta tradición tiene muchos años, y se celebra en este día porque conmemora la muerte de Jorge de Capadocia el 23 de abril de 303, y en la actualidad el Día Internacional del Libro.

Leyenda de Sant Jordi
La leyenda de Sant Jordi cuenta la historia de un heroico caballero, un monstruoso dragón y una princesa.

Instaló su Librería Móvil en las instalaciones del Museo Coahuila y Texas.

El malvado dragón aterrorizaba a los vecinos de un pueblecito de la Conca de Barberà así que, para evitar sus ataques, decidieron darle dos ovejas a diario. Pero no era suficiente… así que cuando terminaron con todos los animales que tenían, decidieron que harían un sorteo entre la población y le darían al dragón una persona cada día para que se la comiese.
Pero llegó el día en que le tocó a la hija del rey que, entre lágrimas, suplicó: “Perdonad a mi hija y os daré todo mi oro y la mitad de mi reino”, pero el pueblo se negó. De repente, cuando el dragón se disponía a comerse a la princesa, apareció el caballero Sant Jordi cabalgando sobre un caballo blanco con su lanza y su escudo dorado para salvar a la princesa de las garras de la bestia.

Sant Jordi alzó su larga lanza y se la clavó en el centro del corazón al dragón, hiriéndolo de muerte. De repente, de la sangre derramada del dragón, brotó un rosal con unas rosas. Sant Jordi cogió una rosa, se dirigió a la princesa y se la dio, mientras que la princesa le escribió un poema de amor al caballero. Por eso, en el día de Sant Jordi los hombres regalan una rosa a las mujeres y las mujeres un libro a los hombres.
La actividad continuará hasta el día jueves 25 de abril. Aún pueden adquirir sus libros con descuentos y de esta manera apoyar una peculiar tradición con una gran historia detrás.