Convirtieron a cenizas los sueños de Gaby

La entonces Alcaldesa de Juárez buscaba impulsar el desarrollo de su pueblo sin embargo personas sin escrúpulos no se lo permitieron

Realiza una misa en memoria de Gaby Kobel en el Municipio que la vio crecer.
PUBLICIDAD

SABINAS, COAH.- Los sueños de Gabriela Kobel fueron convertidos en cenizas, fue violentada en su máximo grado por defender sus principios, por defender la justicia para su Municipio de Juárez Coahuila.
Murió el 10 de Diciembre del 2018 al ser asesinada por los actos más viles de codicia de un empresario sabinense, David Ernesto Olivo Vázquez de acuerdo a la causa penal con numeral 611/2018.
Tenía muchos sueños por realizar, entre ellos efectuar un viaje en compañía de su familia por Europa, esto al terminar sus funciones como edil además de abrir una farmacia para apoyar a la gente más vulnerable, fueron los proyectos que se vieron truncados para la familia Chacón Kobel y Kobel Lara, quienes quedaron deshechos ante este trance de sus vidas.

Gaby con su esposo, Carlos Alberto Chacón Madrid.

“Mi guerrera, mi hermosa, me la mataron” retumbaban cada día, las palabras de Don Sergio Kobel Romanía también ex alcalde del Municipio de Juárez y padre de la mujer que lo dio todo por su familia, por sus padres Don Sergio y Doña Olga, por su esposo e hijos, por su pueblo.
Recibir las cenizas en la delegación de la Fiscalía de lo que apenas quedó de Gabriela fue muy doloroso, las lágrimas a flor de piel, los rostros desencajados, las voces entre cortadas de su padre, hijos y esposo daban cuenta de la gran pena que embargaba a la familia ante la irreparable pérdida de la mujer noble, fuerte y de gran entereza de quien a pesar de ensañarse e intentar de manchar su imagen, fue más fuerte el legado que ella dejó entre muchas personas.

La vida le sonreía pero un empresario se la arrebató de tajo.

Hoy a 1 año 2 meses de aquel trágico día, triste para los habitantes de Juárez y el peor para la vida de los familiares de Gaby, sobre todo para su señor padre, las súplicas hicieron eco y se hizo justicia por parte de la Fiscalía del Estado, por parte de un tribunal de enjuiciamiento al encontrar culpable a David Ernesto Olivo Vázquez del delito de feminicidio y ocultamiento e incineración del cadáver de quien fuera la alcaldesa de Juárez, Coahuila, Gabriela Kobel Lara la cual tenía 43 años de edad cuando su victimario la privó de la vida.

Antes de partir a su destino, al viaje con la muerte para no retornar más a casa, ella sostuvo una charla con su esposo Carlos Alberto, luego visitó a su padre Sergio con quien se tomó un café como cada lo hacía, le dijo que viajaría a Sabinas saliendo del Municipio alrededor de las 05:30 horas, después ya nadie volvió a saber de ella hasta 7 días después.
Se activaron los protocolos de búsqueda y localización de la alcaldesa encontrando la camioneta en la cual se había desplazado a esta ciudad, la cual fue localizada en la calle Ocampo.

Muchos sueños fueron truncados para Gabriela Kobel Lara.

Las horas pasaron y nada se sabía de la entonces alcaldesa, se especularon infinidad de cosas, nada de ellas comprobadas finalmente y de acuerdo a la carpeta de investigación integrada por el Ministerio Público iniciaron las diligencias todo apuntaba a que un hombre sabinense, empresario había ultimado a Gaby el cual en complicidad con uno de sus trabajadores incineró y pretendió ocultar los restos mortales de la juarense.
Esto derivó luego de que David al encontrarse con Gabriela sobre la avenida donde esta tenía su camioneta, la invitó a subir al vehículo Mazda que el empresario conducía, dirigiéndose a una granja, ya en el fondo del predio Gaby le exigió el pago de los 700 mil pesos que le había prestado para que este saliera de un problema personal, a lo que el empresario se negó intentando ahorcar a la ex alcaldesa sin embargo ella tratando de defenderse lo mordió en el brazo derecho marca que el traía el ciudadano al momento de investigarlo.

Después fueron encontrados los restos óseos, piezas dentales y otros objetos de la víctima en una fosa, en la parte trasera de la granja, lo cual quisieron ocultar pero todo finalmente se esclareció, con pruebas contundentes, testimoniales de algunas personas y lo declarado por Juan Antonio Pizarro al señalar que observó cuando su patrón ahorcaba a Gaby además de dispararle en 3 ocasiones esto bastó para que hundiera al empresario y el Tribunal Superior de Justicia al valorar todas las pruebas en el Juicio Oral le dictara sentencia condenatoria de 60 años de prisión que habrá de pasar bajo las sombras por el crimen de quien fuera gran mujer, dejando luto y un gran dolor en cada una de las almas que conocieron a la guerrera, la alcaldesa del Municipio de Juárez, descanse en paz.