Generó polémica una grabación donde un policía de la Universidad de California en Berkeley le decomisa dinero en efectivo a un vendedor ambulante mientras vendía hot dogs.

na mirada llena de sorpresa apareció en el rostro de un vendedor de hot dogs cuando un policía lo multa por carecer de permiso de venta de comidapara después tomar su cartera, sacar 60 dólares y decir que era evidencia.

Me pidió mi identificación y se la mostré, pero vi que me agarró mi dinero, me sacó mi dinero. Es lo que yo no me explico por qué”, dijo a Telemundo 48 el vendedor latino que trabaja en la construcción pero que necesitaba un dinero extra y por eso salió con el carrito.

Beto Matías, el afectado, y un transeúnte llamado Martin Flores, que grabó el suceso, dijeron que eso no estaba bien.

Así es como funciona”, respondió el oficial del departamento de policía de la Universidad de California, Berkeley, en el video.

Flores repetidamente le pregunta al oficial por qué está tomando el dinero “duramente ganado” por el vendedor.

Añade que las personas alrededor están bebiendo en público y alienta al oficial a multarlas.

¿Nos llamaste?”, responde el oficial.

Te lo estoy diciendo ahora”, responde Flores.

Sí, bueno, no tiene permiso. No tiene permiso”, dice el agente.

Sí, esto es ley y orden en acción … Gracias por tu apoyo”, concluye.

Ahora, el video captado el sábado durante un partido de futbol de Golden Bears se ha convertido en mucha indignación en las redes.

Subido durante el fin de semana a Twitter, ya ha sido retuiteado más de 103 mil 700 veces y tiene casi 4 mil comentarios, muchos de los cuales piden el despido del oficial.

En una petición en la plataforma thepetitionsite.com señalan que el oficial ha atacado, perseguido y agredido a las minorías en la comunidad.

Creemos que nuestros oficiales deben centrarse en proteger a nuestros estudiantes y a nuestra comunidad. Y lo más importante, creemos que nuestros oficiales deberías ser respetuoso con todos los estudiantes y miembros de la comunidad (y no señalan a las minorías / personas de color)”, añaden en la solicitud.

Este hecho asimismo revitalizó un debate en California sobre la confiscación civil, que permite a las autoridades tomar dinero en efectivo y bienes de las personas sospechosas de infligir la ley.

El año pasado, la práctica llevó a las agencias de aplicación de la ley del estado a más de 115 millones de dólares, según cifras del gobierno publicadas por The New York Times.

Los policías argumentan que es una herramienta esencial en la lucha contra el narcotráfico.

Los críticos dicen que ha sido mal utilizado para generar ingresos, en algunos casos de sospechosos que nunca fueron condenados por algún delito.

Eso fue parte de la razón de una ley de California que entró en vigencia este año endureciendo las normas de decomiso civil.

Un portavoz de la policía del campus de UC Berkeley, Sargento Sabrina Reich, explicó en un e-mail a NYT que era rutinario tomar dinero como evidencia de una transacción ilegal.

El dinero, explicó, es necesario como evidencia.

Ese razonamiento atrajo el escepticismo de algunos expertos en justicia penal.

Si el vendedor de hot dogs está operando sin un permiso, el mecanismo adecuado es darle una multa”, dijo al diario neoyorquino Lee McGrath, consejero legislativo del Instituto de Justicia, una firma de abogados de interés público que ha criticado las prácticas de decomiso civil.

Para el lunes, el clamor por el caso fue tan intenso que la universidad abrió una investigación.

En un comunicado, el vicecanciller Scott Biddy expresó que están profundamente comprometidos con la construcción de un clima de tolerancia, inclusión y diversidad, incluso cuando hacemos cumplir las leyes y las políticas.

Ahora, una campaña abierta en gofundme.com busca juntar dinero para que Beto Matías pueda tener un camión de comida apropiado y apoyar a otros comerciantes ambulantes de la zona.

Hasta el momento, han recaudado 75 mil 71 dólares gracias a las aportaciones de 4 mil 822 personas en tres días.

Martin Flores dijo a NYT que cuando obtengan el camión para él, va a tener un permiso.