Eclipse no marca el fin del mundo

El fenómeno será visible el próximo domingo en Norteamérica, principalmente en una importante franja de los Estados Unidos, donde la oscuridad será significativa

El eclipse solar no es una señal del fin del mundo ni del principio del apocalipsis y menos marca el inicio de una guerra en Estados Unidos con Corea, se trata de un fenómeno astronómico habitual que se apreciará con mayor intensidad en Norteamérica, explicó Pablo Lonnie Pacheco Railey, uno de los astrónomos más reconocidos en Coahuila y algunos estados de la República Mexicana.
Se refirió al gran eclipse solar del 21 de agosto que despertó de nueva cuenta la teoría del fin del mundo, luego que será en Estados Unidos donde se verá un eclipse total por primera vez en casi un siglo.
Esta teoría nació por una organización evangélica pero el rumor ha recorrido cada parte del mundo entero, ellos apoyan sus predicciones en el Apocalipsis de San Juan señalando el fragmento que describe a una mujer embarazada vestida del sol y que se encuentra encima de la luna. En él, también se menciona que un dragón querrá comerse a su hijo, pero al nacer, este ascenderá a los cielos y los ángeles se encargarán de derrotar y destruir al dragón.

¿QUé DICE LA CIENCIA?
Los especialistas explicaron desde el año pasado que el 21 de agosto del 2017 se produciría un impresionante eclipse que tendrá una gran particularidad: solo sería visible en Estados Unidos. Por ello, este fenómeno ya ha sido llamado “el gran eclipse estadounidense”, aunque en el oeste de Europa también será visto parcialmente.
Los expertos informaron que esta es la primera vez que la sombra proyectada por un eclipse cubrirá solamente el territorio de un país, aunque no por ello su alcance será menor, ya que en Estados Unidos podrá verse al sol atravesando el planeta de costa a costa, y en su ruta dejará en la penumbra una extensión desde Oregón hasta Carolina del Sur, alcanzando su punto máximo cuando pase sobre Missouri y el oeste de Kentucky, lugar donde el eclipse durará la mayor cantidad de tiempo, es decir, dos minutos y 40 segundos.
El eclipse total de Sol se verá primero en la costa de Oregón el 21 de agosto de 2017 a las 10:17 am, entre Lincoln City y Newport, y de ahí se trasladará hasta la costa Atlántica cerca de Charleston, en Carolina del Sur.
Pablo Lonnie Pacheco Railey -astrónomo-, explica:
El astrónomo destacó que el eclipse se presentará el próximo 21 de agosto en Estados Unidos a lo largo de una estrecha franja de unos 110 km de ancho de costa a costa se podrá observar un eclipse total; se hará de noche al momento que la luna se pondrá frente al sol.
En México, que está al sur de Estados unidos, el sur del Sol seguirá siendo visible y se va a tapar el lado norte. “Para los que estamos en el norte de la República Mexicana se tapará el 50 por ciento del sol y el otro 50 por ciento será brillante y peligroso”.

UN ECLIPSE SOLAR NO TE
DEJA CIEGO, PERO Sí…
Destacó que hay gente que piensa que ver un eclipse te puede dejar ciego, pero la verdad es que no es el eclipse en sí, el astrónomo explica que cualquier persona en su sano juicio no se le queda viendo al sol durante tres horas, pero cuando hay un eclipse a la gente le gana la curiosidad de verlo y dura períodos prolongados observando, si una persona insiste en ver el sol durante este tiempo se puede lastimar de manera permanente la vista.
Brindó algunos consejos a las personas para que pueda observar el eclipse de una manera segura:

-Es importante que la gente sepa que no debe verlo directamente.
-No debe verlo reflejado en un charco.
– No deben verlo reflejado en un balde con agua.
-No debe de verlo con lentes polarizados ni lentes para el sol.
Lo que sí puede hacer la gente para ver el eclipse es:
– Lo que la gente sí puede hacer, es ir a una ferretería donde venden cosas para soldar y pedir un cristal de soldador o un lente de 14 sombras, “No de 10 ni de 12, deberá ser de 14 sombras y con eso se podrá ver seguro el eclipse el tiempo que quieran”.

NO ES EL FIN DEL MUNDO
Pacheco Railey tocó este tema que es bastante interesante desde el punto de vista astronómico, el cual trasciende de manera constante a nivel internacional, “Creo más en que el mundo se puede acabar si seguimos tirando basura por todos lados, talando cientos de miles de árboles, no haciendo conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, con acciones humanas el mundo definitivamente sí puede acabarse, no con el eclipse del 21 de agosto”.
También explicó que actualmente la tierra no se ve amenazada con el impacto de algún meteorito, que es otra de las supuestas formas en que se ha creado psicosis de que se acabará el mundo, dijo que actualmente se conocen cientos de miles de asteroides o cometas pero que ninguno de estos está en ruta de coalición con nuestro Planeta.
Con esto no descartó que pudiera suceder, al contrario señaló que tarde o temprano un meteorito podrá impactar la tierra pero no a corto plazo.

¿Quién es Pablo Lonnie
Pacheco Railey?
Lo que un día empezó como curiosidad terminó siendo su pasión de vida, desde los 15 años observaba detenidamente la bóveda celeste y hoy es uno de los astrónomos más reconocidos en Coahuila y algunos estados de la República Mexicana, hablamos de Pablo Lonnie Pacheco Railey.
Es arquitecto de profesión y astrónomo de corazón. Empezó a observar el cielo desde muy pequeño pero en el año de 1988 inició su trabajo en el Planetario Alfa de la ciudad de Monterrey, Nuevo León.
Aunque por su aprendizaje amplio y la pasión con la que contagia el gusto por el cielo y las estrellas pareciera que tiene una maestría en Astronomía, esta profesión la aprendió leyendo libros como hobby, además con la información de redes sociales y buscadores digitales.
“Mi papá coleccionaba revistas de National Geographic, encontraba artículos que me parecían bonitos e interesantes de la NASA, ahí nació mi curiosidad y gusto, lo mejor que me ha dejado la Astronomía es dedicarme a lo que me gusta y tener la oportunidad de hacer que más personas se maravillen con la bóveda celeste”.
“Muchas veces pensamos que se requiere de un telescopio para ver el cielo pero no es así, solo basta salir al campo de noche en un lugar muy oscuro y ahí se puede ver la Vía Láctea o una lluvia de meteoros”.
Aseguró que a todos en general les interesa el tema de la Astronomía, es una actividad para toda la familia “a los mayores nuestros abuelitos les gusta ver el cielo como ellos lo conocieron, completamente limpio y lleno de estrellas, ya que actualmente en la ciudad hay mucha contaminación e iluminación y a los niños les parece sorprendente y fascinante”.