Inician festejos guadalupanos

Bendijo Vera López a las personas que rezarán los rosarios a la “morenita del Tepeyac”

PUBLICIDAD

FRONTERA, COAH.-Con la participación de las 90 parroquias que conforman la vicaría de la diócesis de Saltillo, se llevó a cabo la misa de envío, cuyo significado es muy importante toda vez que el obispo bendice a las personas que serán encargadas de realizar los rosarios a la virgen de Guadalupe,  que inician el 27 de octubre y terminan el 12 de diciembre.

Fue el padre Jorge Salvador Guzmán Cortés, Delegado Obispal de la Región Centro quien explicó que durante estas misas se realiza la bendición de quienes raizarán el visiteo y la misión Guadalupana que termina el día de la virgen de Guadalupe el 12 de diciembre.

Mencionó que el evento que se llevó a cabo en las instalaciones del parque Salvador Benavides, es parte de los previos al evento católico de gran trascendencia, como es el festejo a la Virgen de Guadalupe, reina y señora de la grey católica.

Dentro de este evento participaron grupos de danzantes, quienes mostraron su devoción a nuestra señora de Guadalupe, además con cánticos y una misa oficiada por el Obispo Fray Raúl Vera López, los participantes pasaron un tiempo de oración y reflexión, así como de fervor guadalupano.

“Este evento lo organiza la diócesis de saltillo, con la participación de las 7 vicarías y con él los que somos devotos de la Virgen María representemos el abrazo amoroso de una madre a sus hijos, sobre todo en estos tempos  tan difíciles que se están viviendo, apostando por la hermandad, por el don de la humildad, haciendo presente que el mensaje de Cristo sigue siendo una oferta que todos debemos tener”.

También se festejaron los 100 años del envío de la carta del Papa “Maximum Ilus”, carta de Benedicto XV, siendo la primer encíclica de un papa que habla del carácter misionero que la iglesia debe seguir impulsando en el mundo y al papa Francisco a recuperar la escancia de misioneros.

Es importante señalar que a este evento llegaron una gran cantidad de hombres, mujeres y niños quienes llenos de fervor realizaron su compromiso de ser parte de cada uno de los rosarios diarios como representación de cada una de las estrellas que adornan el manto de la virgen de Guadalupe.