LOS ÁNGELES

Tras 56 temporadas en Grandes Ligas, la espera terminó y Houston es el campeón de las Grandes Ligas. Los Astros, con cinco carreras en el amanecer del juego, y apretando sus brazos en el los momentos imporantes, derrotaron 5-1 a los Dodgers de Los Ángeles en el séptimo y definitivo partido de la Serie Mundial.

El título para Houston llegó en el mejor momento, justo cuando se levantan de la tragedia que provocó el Huracán Harvey, uno de los que más afectaciones ha dejado en la época reciente.

Una organización que empezó la temporada con una de las nóminas más baratas en Ligas Mayores (lugar 12 de 30) basó su equipo en un gran número de peloteros surgidos de sus granjas. Ayer George Springer, primera selección de los Astros en el Draft de 2011, dio su quinto jonrón en esta Serie Mundial y cerró un ataque de tres en la segunda entrada que prácticamente sentenció el partido.

Charlie Morton, lanzador quien no ha logrado consolidarse como estelar en 10 años de carrera en Grandes Ligas, hizo un gran relevo al retirar las últimas cuatro entradas del partido y fue el ganador del partido. Morton permitió dos carreras en 10 entradas y un tercio de labor en esta Serie Mundial

Lance McCullers permitió tres hits en dos entradas y un tercio en un trabajo que el manager AJ Hinch decidió terminar en la tercera entrada cuando se metió en problemas.

El maltrado bullpen de los Astros lució con otro relevo de Brad Peacock quien trabajó por dos capítulos en blanco y Francisco Liriano y Chris Devenski sacaron un out cada uno para entregarle la pelota a Morton.

Los Dodgers, uno de los equipos más populares en el beisbol, sumará al menos 30 años sin campeonato de Serie Mundial. Su bateo ayer dio incluso más hits que los Astros (6-5), pero pegaron sólo uno en 13 oportunidades con corredores en posición de anotar.

El japonés Yu Darvish tuvo otra pésima salida en Serie Mundial al permitir cinco carreras en una entrada y dos tercios de labor. En total le hicieron nueve carreras en dos trabajos dos acumuló tres capítulos y dos tercios.

Clayton Kerhaw, quien falló dramáticamente en el Juego 5, regresó con sólo dos días de descanso y realizó un espectacular relevo al completar cuatro entradas donde le hicieron sólo dos hits pero no fue suficiente.

Alrededor de 200 aficionados de los Astros se acercaron al clubhouse por el lado de primera base donde festejaron al lado de sus nuevos ídolos. Se espera que en las próximas horas anuncien el programa de actividades por el festejo de los Astros en Houston.

Astros salió de la lista de organizaciones que nunca ha ganado la Seire Mundial en Grandes Ligas, que ahora son sólo siete. Padres de San Diego, Rockies de Colorado, Cerveceros de Milwaukee, Nacionales de Washington, Marineros de Seattle, Rangers de Texas y Rays de Tampa