Mujer supera adicciones para estar con su hijo luego de polémica fotografía

En 2016, la imagen de Erika Hurt desplomada dentro de su carro con una jeringa de heroína en la mano, mientras su bebé de meses estaba en la parte trasera, se volvió viral y la llevó hasta prisión.

PUBLICIDAD

Erika Hurt fue encontrada y fotografiada en su coche con una jeringa sujeta en la mano, mientras su hijo de 10 meses lloraba en el asiento de atrás, en 2016.

Tras la instantánea, el caso de la estadounidense se volvió viral, ya que en ese entonces era una adicta a la heroína, quien no era capaz de cuidar a su niño de escasos meses de nacido.

Sin embargo, ahora, en 2019, La mujer ha logrado un extraordinario cambio, puesto que tras aquel grave error, en la actualidad celebra 3 años de sobriedad.

La joven se ha mantenido actualizada en redes sociales donde publica fotografías del antes y el después de superar su adicción con las drogas.

«Hoy he celebrado 3 años sin drogas y mi hijo ha recuperado a su madre. ¿Y si hacemos esto viral?», sugirió Hurt en la publicación, que ya cuenta con más de 150 mil ‘me gusta’ y fue compartida más de 112 mil veces.

El día de la impactante fotografía Hurt ya estaba al borde del colapso en su vida, pues se encontraba desplomada en el auto, dejando totalmente desprotegido a su pequeño de entonces 10 meses.

La mujer fue revivida tras suministrarle medicamento que bloqueara los efectos de la droga, puesto que su estado era crítico.

Durante dos meses se encontró encarcelada y luego de seis meses de un programa de rehabilitación obtuvo su libertad.

“Fue un punto extremadamente bajo en mi vida”, confiesa la joven.

Cuando su madre llevaba a su niño, para que convivieran por unos instantes, el pequeño no la reconocía, cosa que terminaba por desbaratarla.

Dijo haberse sentido muy avergonzada cuando supo que la polémica imagen se había difundido de manera pública y masiva.

Finalmente la mujer logró recomponer su vida, y ahora se encuentra construyendo una familia a lado de su pequeño, tras superar esa dura pesadilla.